Origen de la enseñanza de las Maldiciones Generacionales

La base de esta enseñanza en nuestros días, proviene de todas las corrientes que creen en la reencarnación y el ley del karma, metafísica y todas esas doctrinas paganas porque aunque Dios declaró en Exodo 20, que visitaría o castigaría la maldad de los Padres sobre los hijos, Él mismo, anulo esta sentencia y prometió que en los días postreros (esto es en nuestros días) esta maldición no tendría ningún poder en Cristo Jesús nuestro redentor, quien pago un precio de Sangre para que nuestros hijos no llevarán el pecado de sus Padres, si esta enseñanza persiste es por algunos amadores de sí mismos que tuercen la Gracia de nuestro Señor.

La Ley del Karma; esto es lo que la Enciclopedía libre Wikipedia dice de esta ley: el karma sería una energía trascendente (invisible e inmensurable) que se deriva de los actos de las personas. De acuerdo con las leyes del karma, cada una de las sucesivas reencarnaciones quedaría condicionada por los actos realizados en vidas anteriores. Es una creencia central en las doctrinas del budismo, el hinduísmo, el yainismo, el ayyavazhi y el espiritismo. Aunque estas religiones expresan diferencias en el significado mismo de la palabra karma, tienen una base común de interpretación. Generalmente el karma se interpreta como una «ley» cósmica de retribución, o de causa y efecto.

El karma está en contraposición con las doctrinas abrahámicas (judaísmo, cristianismo e islamismo). El karma explica los dramas humanos como la reacción a las acciones buenas o malas realizadas en el pasado más o menos inmediato. Según el hinduismo, la reacción correspondiente es generada por el dios Iama, en cambio en el budismo y el yainismo —donde no existe ningún dios controlador— esa reacción es generada como una ley de la Naturaleza (como la gravedad, que no tiene ningún dios asociado). En las creencias indias, los efectos del karma de todos los hechos son vistos como experiencias activamente cambiantes en el pasado, presente y futuro. Según esta doctrina, las personas tienen la libertad para elegir entre hacer el bien y el mal, pero tienen que asumir las consecuencias derivadas.

Todas estas enseñanzas de pecados pasados, de ancestros y cuanta cosa, provienen solamente del maligno, el desea perpetuar su dominio de maldad en las personas y su manera es engañando, haciendo creer que de alguna manera el pasado o los pecados pasados tienen el poder para controlar nuestras vidas y las de nuestros hijos, anulando así la obra de Salvación de Jesús, haciéndola incompleta y carente de todo poder. Cuando es el mismo Señor quien Profetizo:

No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad.
(Isa 43:18-19)

La idea del maligno es que los creyentes no puedan ver la potencia de la obra salvifica y redentora de Cristo, y en esto han caído una gran cantidad de creyentes, atendiendo a estas falsas doctrinas.

La enseñanza principal de esta herejía está enfocada en que las cosas malas que nos suceden son consecuencias de los pecados de nuestros antepasados: enfermedades hereditarias (Diabetes, Obesidad,  Hipertensión Arterial, Cáncer, etc.),  intentos de  suicidio,  divorcios, infelicidad, miseria, ruina, desviaciones sexuales, idolatría, etc.

Según esta teoría las cosas adversas que nos suceden se deben a maldiciones que nos llegaron por pertenecer a un grupo familiar cuyo árbol genealógico fue infectado por la iniquidad.

Los que enseñan acerca de la maldición generacional dicen que los delitos de una persona fueran genéticamente trasferidos a todos sus descendientes. La gente no sólo hereda la naturaleza pecaminosa de sus antecesores (la tendencia que todos tenemos de rebelarnos contra Dios), sino que también adquieren la maldad acumulada de sus antecesores.

Como resultado, Dios los culpa, no sólo por sus propios pecados, sino también por los pecados de sus antecesores. Además, Satanás tiene derecho a seguir manteniendo un reclamo legal contra los creyentes que no han tratado de una forma eficaz con sus maldiciones generacionales, resultando en fracaso, violencia, impotencia, profanidad, obesidad, pobreza, vergüenza, enfermedad, aflicción, temor, y aun muerte física.

Los pro ponentes de la maldición generacional luego dirigen su enseñanza a su próximo paso lógico. Ellos concluyen que la sangre de Cristo fue derramada por los pecados de cada persona, pero que deben dar un paso adicional para quitar la transgresión que hayan heredado de sus antecesores.

El Dr. W. E. Nunnally de Evangel University en Springfield, Missouri, resume las deficiencias de la enseñanza Maldiciones Generacionales de la siguiente manera:

  1. Niega la suficiencia de las Escrituras y requiere que se añadan a la Palabra de Dios pruebas, rituales, y fórmulas generadas por el hombre (compare 2 Timoteo 3:15–17; 2 Pedro 1:3–8).
  2. Niega la perfecta obra de Cristo en la Cruz.
  3. Tergiversa el evangelio de Cristo (véase Gálatas 1:6–9).
  1. Niega la enseñanza bíblica de la responsabilidad personal.
  2. Nos acerca un paso más al paganismo del que fuimos llamados.
  3. Pone exagerado énfasis en la obra del hombre, y da vueltas a la idea de una relación con Dios basada en las obras

Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados. Hazme recordar, entremos en juicio juntamente; habla tú para justificarte. Tu primer padre pecó, y tus enseñadores prevaricaron contra mí. Por tanto, yo profané los príncipes del santuario, y puse por anatema a Jacob y por oprobio a Israel.
(Isa 43:25-28)

Así dice Jehová, tu Redentor, que te formó desde el vientre: Yo Jehová, que lo hago todo, que extiendo solo los cielos, que extiendo la tierra por mí mismo; que deshago las señales de los adivinos, y enloquezco a los agoreros; que hago volver atrás a los sabios, y desvanezco su sabiduría.(B)
(Isa 44:24-25)

Yo sanaré su rebelión, los amaré de pura gracia; porque mi ira se apartó de ellos.
(Ose 14:4)

¿Con qué me presentaré ante Jehová, y adoraré al Dios Altísimo? ¿Me presentaré ante él con holocaustos, con becerros de un año? ¿Se agradará Jehová de millares de carneros, o de diez mil arroyos de aceite? ¿Daré mi primogénito por mi rebelión, el fruto de mis entrañas por el pecado de mi alma? Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios. 

(Miq 6:6-8)

Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos. Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores;(C) y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.(D) 

(Isa 53:3-5)

Pero si éste engendrare hijo, el cual viere todos los pecados que su padre hizo, y viéndolos no hiciere según ellos; no comiere sobre los montes, ni alzare sus ojos a los ídolos de la casa de Israel; la mujer de su prójimo no violare, ni oprimiere a nadie, la prenda no retuviere, ni cometiere robos; al hambriento diere de su pan, y cubriere con vestido al desnudo; apartare su mano del pobre, interés y usura no recibiere; guardare mis decretos y anduviere en mis ordenanzas; éste no morirá por la maldad de su padre; de cierto vivirá. Su padre, por cuanto hizo agravio, despojó violentamente al hermano, e hizo en medio de su pueblo lo que no es bueno, he aquí que él morirá por su maldad. Y si dijereis: ¿Por qué el hijo no llevará el pecado de su padre? Porque el hijo hizo según el derecho y la justicia, guardó todos mis estatutos y los cumplió, de cierto vivirá. El alma que pecare, esa morirá; el hijo no llevará el pecado del padre, ni el padre llevará el pecado del hijo;(C) la justicia del justo será sobre él, y la impiedad del impío será sobre él.
(Eze 18:14-20)

Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas.(D)
(Gál 3:10)

Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero(G)),
(Gál 3:13)

Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo. Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad. En él también fuisteis circuncidados con circuncisión no hecha a mano, al echar de vosotros el cuerpo pecaminoso carnal, en la circuncisión de Cristo; sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos.(A) Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él,(B) perdonándoos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz,(C)
(Col 2:8-14)

Para qué  propósito Dios nos dejó toda esta palabra, para que la viéramos y fuera para hablar y hablar y no para creerla.  Necesitamos Fe pues el profeta dijo, “Más el justo por la Fe vivirá”.  Si usted no se quiere apropiar de esta hermosa palabra esta en un lugar equivocado. Lea la palabra, pídale ayuda al Santo Espíritu de Dios que le guíe a toda verdad.

Dios los Bendiga ricamente.

Anuncios

Reflexión acerca del capítulo 9 de 1ª de corintios

Reflexión acerca del capítulo 9 de 1ª de corintios:

¿Cobrar por predicar el evangelio?

Ante el continuo afán de nuestros pastores evangélicos en los últimos tiempos de obtener de cualquier modo su renta mensual, dietas y demás ingresos a costa del evangelio, en ocasiones preocupandose más de ésto que de ir en busca de los perdidos dejando su despacho en el que se está muy cómodo, he decidido hacer una reflexión acerca del capítulo 9 de 1ª de corintios en la que el apóstol Pablo (para mí el mayor y más importante de todos ellos) nos da un verdadero ejemplo a seguir y del que jamás he oido predicar a ningún pastor en este sentido -¿porqué será?-:

vers. 9.4 ¿acaso no tenemos derecho a comer y beber? → entiendo que como todo hijo de ciudadano, tanto los que trabajan para el evangelio como los que no. Lo que sucede es que hay diferencias abismales en los beneficios de ciertos miembros con respecto a otros. Es decir, unos todo y mucho, y otros que igualmente trabajan, nada (recordemos que unos somos brazos, otros pies, otros ojos, y no por ser ojo, éste es el único miembro que recibe sangre)

vers. 9.7 ¿Quién planta viña y no come de su fruto? → La respuesta a esta pregunta es NADIE. Y cuando digo nadie, debiera ser nadie. Porque el que planta la viña no es el único que tiene derecho a comer del fruto. También el que la riega, recolecta, etc.

vers. 9.11 Si nosotros sembramos entre vosotros lo espiritual, ¿es gran cosa si segáremos de vosotros lo material? → No, no es gran cosa siempre y cuando se haga con sentido común y con moderación, sabiendo que hay personas de las que se “siega” que tienen serias dificultades para llegar a cubrir sus necesidades básicas. Por ello, todo trabajador para la obra que se precie y que quiera recibir un “salario” debería de ser comedido en la cuantía a percibir (en todo caso algo suficiente y no ostentoso y desorbitado para no ser de tropiezo como más adelante en este capítulo nos dice Pablo).

vers. 9.12 …otros participan de este derecho… Pero nosotros no hemos usado este derecho… por no poner ningún obstáculo al evangelio de Cristo → Aquí nos da una de las claves: Según nos dice, es un derecho el “chupar de la teta” (vulgarmente hablando), pero Pablo nos dice que ellos no han hecho uso de este derecho para no poner ningún obstáculo al evangelio de Cristo. Con esto nos viene a decir claramente que, aunque sea un derecho, ellos no son partidarios de hacerlo efectivo ya que con ello pudieran ser tropiezo y obstáculo para el evangelio. Es evidente que si no pensasen así y no quisiera Pablo dejarlo como ejemplo a seguir, no lo hubiese escrito, como es obvio.

vers. 9.14 Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio → Dos cuestiones: Una cosa es vivir (lo necesario para comer, vestir, etc…, porque que yo recuerde los evangelistas y Jesús –que es de quienes debemos tomar el ejemplo- vivieron toda su vida humildemente –entiendo que para dar ejemplo, porque recordemos que Jesús mismo era Dios y pudo venir a este mundo rodeado de todas las riquezas si le hubiese placido-), y otra cosa vivir muy bien, acomodados y por encima ó muy por encima de la media con ese “salario” mientras otros sufren serias dificultades (recordemos aquello de no ser tropiezo).

vers. 9.15 Pero yo de nada de esto me he aprovechado… porque prefiero morir, antes que nadie desvanezca esta mi gloria → Redunda en lo que se decía en el versículo 9.12 (en la RVA dice “pero yo NUNCA de nada de esto me he aprovechado”), pero notemos que aquí incluye la palabra “aprovechado”, que viene de provecho, y que según la definición del Diccionario de la Real Academia Española lo define como: “Beneficio o utilidad que se origina o se consigue de algo o por algún medio”. En definitiva, los que lo hacen (según Pablo, por supuesto), se aprovechan ó se benefician (él claramente dice que no lo ha hecho nunca). Insisto que, en el caso de que no quisiera que sirviera de ejemplo esta actitud suya, no lo hubiese escrito. Pero ¡lo hizo! ¿Con qué fin? ¡Con el fin de que tomásemos ejemplo! Y… ¿porqué? Porque (entiendo yo) vivimos en el Nuevo Pacto: “Id y predicad el evangelio” (y añado yo –y Pablo-: “de forma gratuita -sin esperar nada a cambio-”).

vers. 9.16 Pues si anuncio el evangelio, no tengo por qué gloriarme; porque me es impuesta necesidad (de hacerlo –se entiende-); y ¡ay de mí si no anunciare el evangelio! → Es decir, que todos, sin distinción de raza, sexo ó escalafón social (ni eclesiástico y/o espiritual), DEBEMOS de predicar el evangelio… ¡SI ó SI! Sin esperar nada a cambio, aunque, como anteriormente se decía, todos tenemos la opción y el derecho de aprovecharnos o beneficiarnos del evangelio, ¡claro! Supongo que eso va con las tragaderas de cada cual y con su conciencia el hacerlo o no. Y sé que hay quien lo hace, y en algunos casos con muy buenos “salarios”.

vers. 9.17 Por lo cual, si lo hago de buena voluntad, recompensa tendré; pero si de mala voluntad, la comisión me ha sido encomendada → Entiendo que viene a decir que lo haga de buena o de mala voluntad, he de hacerlo, y no hacerlo únicamente si cobro. Otra cosa es el tipo de recompensa que obtendré: De buena voluntad (el Señor recompensará), y de mala…

vers. 9.18 ¿Cuál, pues, es mi galardón? Que predicando el evangelio, presente gratuitamente el evangelio de Cristo, para no abusar de mi derecho en el evangelio → Para mí ESTE ES EL VERSICULO CLAVE para decidir si llevar el evangelio y exigir “provecho” ó “beneficio” ó por el contrario no hacerlo. Pablo se pregunta que ¿Cuál es su galardón? Y se contesta que llevar el evangelio gratuitamente allá donde vaya para no ABUSAR de su derecho. ¡Ese es el galardón! El resto de argumentos, podrán ser válidos –no voy a juzgarlos-, pero a todas luces con respecto a las palabras de Pablo, cuanto menos insuficientes. Creo que está claro. Una vez más nos insiste en mostrar su ejemplo y el de los que con él están y colaboran (en el versículo 12 habla en plural) para obrar de esta manera y no de otra (aunque siempre tendremos la opción de ABUSAR del derecho y BENEFICIARNOS Y APROVECHARNOS del evangelio), ya que si no fuese así, es evidente que no lo hubiese escrito (y por segunda vez en este capítulo lo hace, por lo que algo querrá decir con ello).

——

La reflexión es clara y evidente: Predicar el evangelio en primer lugar, ¡si! ¡siempre! Pero como lo hizo Pablo, de forma gratuita sin ABUSAR del DERECHO de BENEFICIARNOS Y APROVECHARNOS del evangelio. Pero en el caso de que decidan ABUSAR de ese DERECHO, por favor, BENEFICIENSE y APROVECHENSE con sentido común, criterio, moderación y humildad para no ser de tropiezo a los demás, y en especial a aquellos que tienen serias dificultades para cubrir sus necesidades básicas y que con sus ofrendas sustentan ese DERECHO. ¿Que su iglesia es muy próspera? Qué quieren que les diga; pues que ese superávit no se lo asignen los ministros titulares de las iglesias locales en sí, sino que se dedique a otros fines (como seguramente lo hubiera hecho Cristo y los apóstoles): sostenimiento de misioneros con pocos recursos, servicios y necesidades sociales y personales dentro y fuera de nuestra iglesia, colaboraciones con ong’s de contrastada imparcialidad y trayectoria que ayuden y apoyen a personas con dificultades (cristianos y también no convertidos), ayuda a otras iglesias necesitadas (sin necesidad de mirar a través de la lupa denominacional), o sencillamente apoyar económicamente a la obra misionera y evangelística en cualquier lugar del mundo –que hay mucha- a través de los canales y mecanismos establecidos. Porque también debemos de mirar más allá de nuestras cuatro paredes.

En definitiva: ¡Evangelio GRATIS y sin ABUSOS!. Yo estoy con Pablo ¿y tú?

En el caso de que seas una de las personas que se APROVECHA y ABUSA del evangelio, por favor, medita en esta reflexión. Y en el caso de que decidas seguir APROVECHANDOTE y ABUSANDO, modera tus ingresos a lo imprescindible por amor a aquellos a los que no les llega y que les cuesta mucho el sostenerte (piensa que ellos te ven con tus coches, tus trajes, tu ropa de marca, etc.). Si te sirve de ejemplo, yo sirvo desde hace muchos años por y para el evangelio y jamas -como PABLO- he tenido la tentación de BENEFICIARME del mismo.

Si estás de acuerdo con esta reflexión, hazla extensiva a otros, en primer lugar con el fin de que la difusión del evangelio no se detenga, y en segundo lugar con el propósito de que éste cometido se lleve a cabo sin abusos y que no se nos acabe yendo de las manos, y si es posible ¡GRATIS!

Le ruego a nuestro Señor que éste escrito sensibilice tu corazón.

La Caída de la humanidad

Paul David Washer

Las Escrituras afirman tres muy importantes verdades acerca de la Caída de Adán y sus consecuencias devastadoras para toda la humanidad. Aparte de estas verdades es imposible explicar la corrupción moral de la humanidad y la presencia universal de la maldad en un mundo que fue creado bueno. Estas tres verdades son:

1. Dios hizo a Adán el representante o cabeza de la raza humana. Como cabeza, Adán actuó en nombre (de parte) de toda la humanidad y las consecuencias de sus acciones nos afectan a todos.

2. Dios “imputó” el pecado de Adán a todos los hombres. Las palabras imputar eimputación, provienen del verbo latino imputare que significa, “considerar, contar, atribuir, o cargar a la cuenta de uno.” Con respecto a la Caída, significa que Dios cargó el pecado de Adán a la cuenta de todos los hombres. Dios considera y trata a todos los hombres desde su nacimiento como pecadores por causa del pecado de Adán. Todos los hombres llevan la culpa y la pena del pecado de Adán.

3. Dios entregó a todos los hombres a la corrupción moral. La pena del pecado de Adán no solamente fue la muerte, sino también la corrupción moral – él cayó de su estado original de justicia y llegó a ser una criatura moralmente corrupta.

Cada uno de los descendientes de Adán nace en el mismo estado moral – inclinado a la maldad, en enemistad con Dios, y hostil a la santidad y justicia. Una Verdad Innegable, Un Misterio Inexplicable La Caída de la humanidad en la Caída de Adán estará siempre envuelta en misterio. La imputación es una de las doctrinas más grandes y esenciales en el Cristianismo, las Escrituras claramente la enseñan, y esta doctrina provee la única explicación adecuada de la corrupción universal de la humanidad. A la vez, las mismas Escrituras que afirman la imputación, ofrecen poca explicación de la doctrina, y no ofrecen ninguna defensa en contra de las frecuentes acusaciones de que tal doctrina es injusta. ¿Cómo puede ser justo que Dios impute el pecado y la culpa de Adán a toda la humanidad? Los siguientes puntos son dignos de ser considerados.

1. La veracidad de un una doctrina no se comprueba por nuestra habilidad de comprenderla o de reconciliarla con nuestro entendimiento. Tampoco es nuestra inhabilidad de comprender una doctrina una base adecuada para rechazarla. Si esto fuera el caso, el estudio de la doctrina cristiana sería imposible porque no hay ninguna verdad revelada que no contenga un elemento de misterio. En Deuteronomio 29:29, las Escrituras declaran, “Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre, para que cumplamos todas las palabras de esta ley.” La gran promesa de la Escritura es que la verdad que creemos y la que aún no comprendemos plenamente, un día nos será revelada y la sombra de incertidumbre y duda que aún nos queda desaparecerá a la luz de la plena revelación de Dios. El apóstol Pablo escribe, “Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; mas entonces conoceré como fui conocido” (I Corintios 13:12).

2. A través de las Escrituras, Dios ha demostrado Su perfecta justicia en Su trato con los hombres de tal manera que cualquier acusación contradictoria recibe una fuerte reprensión – “… Mayor es Dios que el hombre. ¿Por qué contiendes contra él? Porque él no da cuenta de ninguna de sus razones.” (Job 33:12b-13). “Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios?” (Romanos 15

9:20). Si Dios ordenó que Adán fuera la cabeza de la raza y que su pecado fuera imputado a toda la humanidad, es justo. Dios tiene el derecho de proponer y obrar según Su propio beneplácito.

3. Fue una gran demostración de la gracia de Dios que Él permitía que un hombre fuera probado en lugar de todos los hombres. Adán fue el hombre más digno y capaz de toda la raza humana y vivió en un lugar perfecto sin la corrupción moral que hoy prevalece. Dios escogió el más grande y más noble de entre nosotros para ser probado en el lugar de todos.

4. El testimonio de las Escrituras, la historia humana, y la consciencia comprueban que ninguno de la raza humana habría respondido mejor que Adán. Dada la oportunidad, cada ser humano se habría rebelado contra Dios como lo hizo Adán.

5. Todos los descendientes de Adán, tan pronto como puedan, voluntariamente participan en la rebeldía de Adán contra Dios y comprueban que Dios los condena justamente.

6. Si es injusto que Dios condene a toda la raza humana a través de la caída de un hombre – Adán, entonces es también injusto que Dios salve a Su pueblo (los redimidos) a través de la obediencia de un hombre – Jesucristo. Si Dios no puede imputar el pecado de Adán a toda la humanidad, entonces Él no puede imputar el pecado de los hombres a Cristo, o imputar la justicia de Cristo a los que creen.

La Creación del Hombre

 Paul David Washer

Las Escrituras nos enseñan que el hombre no es un accidente o el resultado de un proceso impersonal, sino la obra creativa de un Dios eterno. Después que Dios creó todas las demás criaturas, Él formó a Adán, el primer hombre del polvo de la tierra, sopló en su nariz aliento de vida y él llegó a ser un ser viviente. De Adán, Dios formó a la mujer Eva para ser su compañera y ayuda idónea. Luego, Dios les mandó para que se multiplicaran y llenaran la tierra que había sido puesta bajo su dominio.

Toda la humanidad encuentra su ascendencia en esta unión de Adán y Eva. Las Escrituras enseñan claramente que el hombre y la mujer fueron creados por Dios y para Dios, y encuentran el sentido de su existencia sólo en amarle, glorificarle y hacer Su voluntad. Únicos entre todas las demás criaturas, sólo ellos fueron creados al imago dei o imagen de Dios y se les concedió el privilegio de vivir en compañerismo personal con Él.

Estas verdades son de gran importancia para nosotros pues definen quienes somos y nos muestran el propósito para el cual fuimos creados. No somos los autores de nuestra propia existencia, sino que existimos por la voluntad benévola y el poder de Dios. No nos pertenecemos a nosotros mismos, sino a Dios que nos hizo para Sus propios propósitos y beneplácito. El buscar separarnos de Dios es cortarnos a nosotros mismos de la única fuente de vida. El vivir independientemente de Su persona y voluntad es negar el propósito para el cual fuimos creados.

1. En el segundo capítulo de Génesis se encuentra el relato bíblico de la creación del hombre. Basado en Génesis 2:7, resume este relato con tus propias palabras. ¿Qué nos comunica acerca del origen del hombre y su relación con Dios?

2. En el segundo capítulo de Génesis también se encuentra el relato bíblico de la creación de la primera mujer Eva. Basado en Génesis 2:21-23, resume este relato en tus propias palabras. ¿Qué nos comunica acerca del origen de la mujer y su relación con Dios?

3. Habiendo establecido que el hombre es la obra creativa de Dios, ahora debemos considerar su unicidad entre el resto de la creación. Según las siguientes frases de Génesis 1:26, ¿Cómo es el hombre único entre el resto de la creación?

a. Hagamos al hombre… Nota: Dios no dice, “Sea el hombre,” como con el resto de la creación (1:3, 6, 14), sino “Hagamos al hombre.” Esto comunica la idea de una relación mucho más personal. La frase “Hagamos…” tiene dos posibles interpretaciones:

(1)  Es una pluralidad de majestad. Era una costumbre común escribir los decretos de personajes reales como si una pluralidad de personas estuviera hablando.

(2)  Es una referencia a la Trinidad. El Padre (Génesis 1:2), el Hijo (Juan 1:1-3; Colosenses 1:16), y el Espíritu Santo (Génesis 1:2) fueron involucrados en la creación.

b. A nuestra imagen… Nota: Dios no dijo, “según su género,” como con el resto de la creación (1:11-12 21, 24-25), sino “a nuestra imagen.” La humanidad es única entre la creación en que solo ella lleva la imago dei o imagen de Dios. La imagen de Dios puede referirse a lo siguiente: Personalidad – Adán y Eva eran criaturas personales y auto-conscientes. No eran meros animales llevados por sus instintos o máquinas programadas para responder a cierto estimulo. Espiritualidad – Las Escrituras declaran que “Dios es Espíritu” (Juan 4:24), y por eso es razonable esperar encontrar este mismo atributo en el hombre que fue creado a la imagen de Dios. Adán y Eva eran más que barro animado. Eran espirituales, dotados de una capacidad genuina de conocer a Dios, de tener compañerismo con Dios, y responder a Dios en obediencia, adoración, y acción de gracias. Conocimiento –En Colosenses 3:10, las Escrituras enseñan que un aspecto de la imagen de Dios es el poseer un conocimiento verdadero de Él. Esto no significa que Adán y Eva sabían todo lo que se puede saber de Dios – una criatura finita no puede comprender plenamente a un Dios infinito. Más bien significa que el conocimiento que Adán y Eva poseían era puro y sin mezcla de error. Auto-Determinación o Voluntad. Adán y Eva habían sido creados con una voluntad, poseían el poder de auto-determinación, y se les concedió la libertad de escoger.Inmortalidad – Aunque Adán y Eva fueron creados y tuvieron un comienzo, y aunque cada momento de su existencia dependía de la bondad de su Creador, ellos poseían un alma inmortal – una vez creada, su alma nunca dejaría de existir. La inmortalidad del alma debe motivar a todos los hombres a considerar cuidadosamente su asombrosa responsabilidad de auto-determinación. Puesto que el alma es eterna, las decisiones que hacemos tendrán consecuencias eternas de las cuales no podremos escapar.

c. Y señoree… Nota: El hombre y la mujer recibieron el privilegio y responsabilidad de reinar sobre toda la creación como vice-regentes de Dios. Su reinado no debía ser independiente del reinado de Dios, sino existir en perfecta conformidad a Su voluntad. Ellos debían reinar para el beneficio y cuidado de la creación y para la gloria de Dios.

3. En Génesis 1:26-28, aprendemos que el hombre es único de entre el resto de la creación en que solo él fue creado a la imagen de Dios. En las siguientes Escrituras descubriremos que, aunque el hombre es único, él comparte un propósito común con el resto de la creación – él no fue hecho para sí mismo, sino para la gloria y beneplácito de Dios. ¿Qué nos enseñan las siguientes Escrituras acerca de esta verdad?

Salmo 104:31

Romanos 11:36

Colosenses 1:16 4.

Las Escrituras enseñan que el hombre y la mujer fueron creados por Dios, y para Dios, y encuentran significado para su existencia solo en amarle, glorificarle, y hacer Su voluntad. No somos los autores de nuestra propia existencia, sino que existimos por la benévola voluntad y poder de Dios. No nos pertenecemos a nosotros mismos, sino a Dios que nos hizo para Sus propios propósitos y beneplácito. A la luz de estas grandes verdades, ¿Cómo debe responder la humanidad?

a. Reverencia: Salmo 33:6-9

b. Adoración: Salmo 95:6-7

c. Servicio: Salmo 100:2-4

d. Amor: Marcos 12:30 8

e. Gloria y Honor: I Corintios 10:31

Derrame de Amor

Meditando un día sobre el glorioso amor del Señor y su infinita misericordia, le pedí que me mostrará el motivo de su gran amor. La Biblia muestra muchas respuestas a esta pregunta, y una de las más relevantes es el hecho de que somos su creación, nos ama porque nos creo, porque somos suyos. Pero después de leer la palabra y entender esa gran verdad, me pregunte de nuevo, cómo puede amar Dios, a tanta gente a la vez y tanta gente que hace lo malo quisiera entender ese amor tan grande. La Biblia lo compara con el amor de una madre hacia su hijo, pero sé que es mucho más grande.

Pasaron muchos días y tuve la oportunidad de tratar con alguien muy dificil, era una persona muy amargada y perversa, que nunca estaba conforme, no veía nada bueno en las personas, todo era malo y siempre había algo que corregir, lo más terrible de esta persona además de su vocabulario tan ofensivo e hiriente, era su perspectiva de no hacer nada con su manera de tratar y que su manera de tratar a las personas era lo justo que merecían.  Esta persona tenía mucho conocimiento, que le hacia ser inenseñable, en otras palabras en su alrededor todos estaban desequilibrados mientras ella se mantenía en total equilibrio, con la capacidad de corregir insesantemente a todos, esta conducta era en todo lo que usted se puede imaginar al punto de ser un fastidio el solo hecho de escuchar a esta persona, quien hablaba con mucha sabiduría y siempre pretendía ser el centro del auditorio.   Había días en los que quería huir de mi lugar de trabajo,  el simple hecho de escuchar la voz de esta persona hacia un nudo en mi mente, siempre había algo mal en todo, no daba lugar al curso normal de las cosas, la única manera que estuviera sin merodear o ver que había de incorrecto era cuando tomaba una siesta en su oficina a eso de las una de la tarde.

Estaba a punto de renunciar de mi empleo así que comence a llenar solicitudes de trabajo, llevaba ya cinco años en esta empresa y estaban pronto a aumentarme el sueldo y a subirme de posición, todo esto no me valía nada, lo único que pensaba era no ver ni oir más a esta persona, ¿le ha ocurrido esto?.  No lo soportaba más, los días en mi empleo se habían convertido en una tortura, además de eso el estres me estaba matando, el dolor en la nuca y mis nervios estaban colapsando.

De repente comence a meditar en el amor incomparable de Dios, y la palabra me llevo al versículo en donde dice “por que no hechas de ver la viga que esta en tu ojo y dejas de mirar la paja que esta en el ojo de tu hermano”, esta palabra me impacto, la había leído antes y no la sentí como un cuchillo filoso como ese día. Era mi hora de almuerzo, siempre leía la Biblia unos minutos antes de comer y oraba luego, ese día sentí de orar en el baño durante cinco minutos, así que me puse a orar y entre más oraba pidiendole a Dios ayuda para soportar a mi jefe, algo me presionaba el pecho, segui orando y le dije Señor:  Padre el estres me esta matando ayudame, saname; el pecho me apreto aún más y lágimas comenzaron a correr por mi rostro como una lluvia torrencial, no podía hablar, lloraba sin parar, quería detenerme pensando que alguien podía entrar en el baño, pero no podía, casi desfallecido y sin fuerzas tube que caer en el piso; pense esta muy sucio pero caí, en el lugar en donde estaba y sin poder hablar clamaba en mi mente Dios ayudame, en eso que me mantenía en el piso de aquel baño.

Dios me mostro lo injusto que había sido todo ese tiempo con mi jefe, vinieron a mi mente todas las veces que discuti con Él cuando me corrigió un error, los momentos en que no respete su autoridad por tratar de demostrar que a un hijo de Dios no se le trata como cualquier cosa, otros momentos en que lo ridiculice delante de mis compañeros, disque tratando de defenderme, Dios me mostro, que en realidad yo tenía envidia de la posición de mi jefe, también pude ver que era rebelde y orgulloso, También me mostro como ese jefe era tan infeliz en su hogar, su matrimonio se había destruido, tenía un puesto muy digno en una gran empresa el cual había perdido por los problemas emocionales que tubo con su divorcio y yo que tenía según mi perspectiva mucho amor, solo le predique algunas veces por decir que era cristiano y después en lo más profundo ni siquiera quería que se salvará, también recorde uno de esos días de tanta euforia, vi en los ojos de mi jefe algo parecido a una lagrima, la cual escondio de mí y callado se fue a su oficina, yo pense,  para no llevar cargo de conciencia,  que le dolían los ojos por sus anteojos, pero en el fondo sabía que algo le dolía, algo muy profundo que el Dios al cual predico podía sanar.

Cuando ví todo esto sentí tanto dolor y compasión por esta persona y le dije al Señor, ¿cómo puedes amarme tanto siendo yo tan malo? ¿cómo puedes amarme si odio a mi jefe?, en ese momento me sentí tan miserable, me sentí que usurpaba el amor de Dios, que no merecía decir que era su hijo, era tan miserable, que para sentir compasión de este pobre hombre tube que ver lo mal que estaba yo, en eso me invadío aún más un dolor indescriptible; seguía pensando sin poder abrir mi boca y las lagrimas seguían corriendo, decía en mis adentros “Oh miserable de mí,  si no tuviera yo tanta maldad en mi corazón, sería aún más perverso, porque no habría nada que me inculpará, cuan miserable soy”, Dios has tenido que mostrarme mi maldad para que entrará en razón, de cuanto me amas, deberías huir de mi, he sido un arrogante y necio. Mi llanto era tan profuso, jamás había llorado así, sentía como si algo se desprendía de mi interior, eran como caparazones que cubrian mi corazón, después ví otras imagenes en mi mente, en que me comportaba igual que mi jefe en casa con mi familia, como los perseguía y gritaba, como me sentía tan Santo y digno y ellos solo callaban.  Le pedí perdón a Dios y le dije en mi mente “Padre no me dejes en este lugar tirado, no quiero morir aún, ayudame, levantame, perdoname, se que no soy digno de tu amor, pero se que me amas, me arrepiento de todos mis pecados”.  Esa oración en mi mente parecía como la primera vez que confese a Cristo, con la diferencia de que había confesado a Cristo hacia ya 15 años.  Por primera vez sentí que no merecía nada y que no podía hacer nada para recibirlo, todo lo que tenía era por gracia, muchos pensamientos cruzaron por mi mente, en ese momento de agonía, desee ver a mi esposa e hijos para decirle cuanto los amaba, a mi madre y hermanos, pero no podía, así que deje de desesperarme y me quede tranquilo.  Al rato una inmensa paz recorrio todo mi cuerpo, y sentí el perdón de Dios y su benevolencia como nunca, entonces en mi corazón le dije al Señor: que sea tu voluntad y calle mis pensamientos para sentir es paz.

En eso la voz de Dios rompió  el silencio de aquel lugar y con voz audible me dijo: “Hijo mio, me preguntas como puedo amarte tanto siendo tu tan malo y yo te dire esto: el amor es una desición que engrandece el alma del que lo hace y exalta a aquel que lo recibe, el verdadero amor inicia en el momento en que puedes ver todo completo sin dejar ningun detalle por fuera, desde el momento en que encaras todo con la verdad sin idealizar ni imaginar a eso que amas, sin atribuirle nada ni quitarle nada, es mirar a cara descubierta el objeto de tu amor, es ver todos sus matices, cada aspecto con total veracidad, es recorrer sus contornos y sus formas visibles e invisibles, ver lo más terrible y lo más excelso de eso a quien amas y después de verlo todo decides que amaras a pesar de que consideres que no se lo mereces. Cuando llegas al punto de ver la realidad de las personas, tienes dos caminos el primero decidir recharlos y desviar tu camino o amarlos, ambas serán desiciones que deberás tomar, si decides amar entonces habrás cruzado un umbral y habrás derrotado al enemigo más terrible que empobrece el alma y la destruye, “el egoísmo”; pero si decides rechazar entonces te volveras un ser pobre, necesitado buscando otras personas que llenen tus propios ideales. Amar es un desafío, amar es un placer de los seres espirituales. Ahora vez como los amo, te ame antes de crearte y decidi seguir amandote ustedes pecaron y he siguido amandolos.

Después de unos segundos unos toques en la puerta me volvieron a mi realidad, yo permanecía como adormecido en el suelo del baño y trataba de pararme, cuando la puerta fue derribada, era mi jefe muy preocupado, quien me levanto del suelo y con un grito llamo a los demás empleados pidiendo una ambulancia, cuando lo mire, no pude contener las lagrimas y lo abrace con fuerzas, el sorprendido cargandome sobre sus hombros me dijo “hace días te he visto algo alterado y como enfermo, así que cada vez que te movías te observaba, porque en más de dos ocasiones ví que te mareabas y te agarrabas de la mesa, así que cuando no ví que salías del baño supuse que algo no estaba bien ¿cómo te sientes?, es bueno que tomes unos días, pues hace dos años que no tomas vacaciones”.

Me sorprendí tremendamente de la reacción de mi jefe, antes pensaba que me odiaba, pero ese día lo ví como un padre protector, el velaba para que todo marchara bien, era muy ordenado, también era muy cuidadoso.  Fuí al medico y el diagnostico fue un Derrame cerebral y había afectado totalmente mi cuerpo, y que milagrosamente había sobrevivido, unos segundos más y hubiese muerto.  Tome unas semanas en casa y al pricipio no podía caminar ni hablar, pero poco a poco pude moverme completamente y hablar normalmente, esto fue sorprendente para todos porque según los medicos nunca más  caminaria  ni hablaria, sería un vegetal, en cama reflexione y mentalmente hice un nuevo plan para mi vida, le comente a mi esposa lo que me había pasado el el baño y ella se sonrio diciendome “Dios te ama tanto que te dió un derrame de su amor, el desborde de su amor es tan fuerte que es su inmenso amor lo que sostiene el universo en orden, tu cuerpo no pudo resistir esa descarga y El te lo reparó”.

Pasaron tres meses cuando pude regresar a mi empleo con una visión renovada, cuando vi a mi jefe me acerque muy contento para agradecerle lo que había hecho por mí y para invitarlo a cenar a mi casa, este muy fríamente me dijo “no tienes que agradecerme nada, pues solo hice mi trabajo, para eso me pagan y ahora que estas bien siéntate en tu puesto y sigue trabajando, pues dejaste muchas cosas pendientes  ¿y quien piensas que las va a hacer yo?, en cuanto a la cena voy a pensarlo no vaya a ser que ustedes me envenenen”.  Bueno en el camino al trabajo pensaba que ahora mi jefe y yo podíamos ser tremendos amigos y que yo le predicaría y todo marcharía bien, pero cuando lo vi, era el mismo con su misma forma, la única diferencia era que YO no era el mismo, así que decidi amar a mi jefe tal y como es y de respondí ” es usted el mejor jefe que yo he tenido, es el que Dios quiso que yo tubiera como jefe y por eso usted merece mi honra”.

Decidí amar a mi jefe y mostrarle cuanto Dios le ama, así como me ama a mí.  El me humilla y me ofende, porque no a recibido el amor de Dios a diferencia de antes soy tan fuerte cada vez que lo hace, yo le pago con misericordia, le doy un buen trato, le ofrezco un favor que no me pide, le llevo café a su escritorio, aunque me dice  así “andas de chupa medias porque te salve, es tu problema, yo disfruto del café ja ja ja, pero igual te voy a zurrar, no me dejo comprar de remilgones como tu, mejor te hubiera dejado morir”.

Al recordar el amor tan grande de  Dios por mí, soy tan feliz, que no me duele nada de lo que mi jefe pueda decir o hacer.  A Dios le doy gracias por esos días en cama, ha sido la experiencia más maravillosa después de conocerlo.  La Biblia declara en Juan 3:16, que de tal manera amo Dios al mundo, que envió a su hijo unigénito para que todo aquel que en el crea no se pierda más tenga la vida eterna…”, esta palabra cobro verdadero sentido en mi vida, pude ver que Dios tomo la decisión de amar al mundo, cuando debió aborrecerlo, ¿quién podía acusarlo, cómo nos daríamos cuenta si el mismo no declara que hizo todas estas cosas por juicio contra el hombre? por que si usted lee los textos del antiguo testamento, verá a Dios declarando como el mundo lo había rechazado, como el hombre había hecho lo malo de tal forma que el olor de su pecado había llegado hasta El, como Dios había inundado la tierra con agua en el diluvio, como había derramado fuego sobre Sodoma y Gomorra, pero después de todo eso, El cambio el juicio hacia los hombres por su misericordia y decidió darnos en cambio su gran amor.

De Tal manera =  designa algo sin igual, algo que es demasiado grande e inexplicable, algo inconcebible, de  magnitud gigantesca, algo que sobrepasa lo esperado, una sorpresa inesperada.

Amo Dios al mundo = designa una acción acorde de dos naturaleza que se entremezclan entre sí,  a seres que son compatibles, pero en nuestro caso no es así, debimos ser aborrecidos, extinguidos pero contrario a eso nos amo, por eso es de Tal manera.

Eso es exactamente lo que este texto ha declarado durante más de 2,000 años, la gran magnitud y el poder del Amor de Dios.

Además de comprender todas estas cosas, Dios me enseño que el punto culminante en que verdaderamente el amor hace su aparición en una relación es el momento de la desnudez, no hablo de la desnudez del cuerpo, si no la desnudez del alma, en donde vemos tal cual es a aquella persona a la cual decimos que amamos, es el momento en donde los cuentos de hadas parecieran que terminarán en un horror, el momento en donde esa persona dulce se convierte en un monstruo, es allí en donde las parejas tienen el poder decidir amar o aborrecer, es justamente allí, es un momento de crisis que llega en su momento, algunos más temprano que a otros, ese momento cuando se caen las vendas de los ojos y comenzamos a ver lo feo y desagradable; aunque parezca inconcebible ese es el momento decisivo en donde la relación esta a punto de convertirse en un lazo tremenda-mente fuerte, viene tras un estallido de problemas, desaciertos, discusiones, peleas que parecieran no terminar, es justo allí el momento en donde esta palabra cobra todo su poder y si estamos dispuestos a morir y dejar que sea el amor de Dios que se derrame en nuestros corazones y permitir exaltar a esa persona en vez de humillarla, a apreciarla en vez de menospreciarla, desde ese mismo instante todo cambia y podemos ver cuan grande es el poder de Dios y lo fuerte que nos hace ser.

Si estas pasando por una crisis en una relación, debes saber que todo eso esta ocurriendo, para que cruces el umbral y a decidir aprender a amar esa persona tal como es, no temas no pasara nada malo, todo obra para bien a los que aman a Dios, pídele que te muestre como cruzar el umbral y crecer en amor y aceptación no perderás, ganarás una batalla en donde el orgullo no tiene cabida, pues ni el egoísmo, ni la envidia ni los celos te esclavizaran jamás, al contrario serás libre, crecerás y serás mucho mas fuerte.

 Que Dios te bendiga

Ocho Tesis acerca de los Judaizantes

Pido disculpas a nuestros hermanos Judíos si estos post los ofenden, esa no es nuestra intención, sino más bien destruir el engaño en el que está cayendo nuestra iglesia, y que los judíos ortodoxos  cimentados conocen bien.  Sacar a la luz las artimañas de error y que sepamos que en Cristo solo hay un pueblo espiritual.  No somos antisemitas, ni perseguimos a los judíos, pues sabemos que en un momento llegará su tiempo y ellos recibirán lo que Dios a prometido a su tiempo, pero no podemos de ninguna manera desubicar nuestra posición como cuerpo vivo de Cristo anhelando las promesas dadas a Israel, pues nosotros participamos de ellas por la gracia y misericordia de Dios, si un creyente no esta ubicado en la posición en Cristo Jesús, esta fuera de todo pacto, pues para el pueblo gentil de donde procedemos solo hay un pacto que lo hace acepto, y este es el Pacto del Espíritu con Gloria.  Para que la palabra profética dada por Dios a los antiguos profetas se cumpla todo la iglesia gentil debe estar plenamente convencida de su lugar por gracia y ser agradecida con Dios de que la haya tomado aun cuando no era pueblo suyo, si esto no se hace ofendemos el nombre de Dios y lo tachamos de iluso, ya que fue el mismo quien deseo hacer este nuevo pacto y hacer por viejo el antiguo dándonos nuevas y mejores promesas, que pertenecen a su misma naturaleza espiritual, no caigamos en el error anulando las palabras dadas por el mismo Dios, haciendo de la gracia algo insípido, necesitando rudimentos y sombra de El mismo, pues todo el antiguo pacto solo es la sombra y figura de lo que Dios es, y El  desea que hoy como su cuerpo disfrutemos de el mismo en toda su plenitud adorándolo en Espíritu y en verdad.

“Palabras del administrador del Blog”

OCHO TESIS INICIALES SOBRE

LOS JUDAIZANTES

Publicado por unidoscontralaapostasia

        

Dr. César Vidal Manzanares

 Dr. César Vidal Manzanares                

  • 1 -Si alguien dice que el Nuevo Testamento fue escrito en hebreo miente lisa, pura y llanamente.  No nos ha llegado un solo manuscrito del Nuevo Testamento en hebreo sino que, por el contrario, nos han venido en griego los más de cinco mil que se conservan de los siglos I-IV.
  • 2- Si alguien dice que el Nuevo Testamento fue escrito originalmente en hebreo no sólo miente gravemente sino que además insulta a Dios.  Una persona que llevara a cabo esa afirmación estaría diciendo que, a pesar de que el Nuevo Testamento fue escrito en hebreo, Dios no fue capaz de preservarlo a lo largo de los siglos.  En otras palabras, Dios no pudo o no quiso conservar Su verdadera palabra frente al sustituto de los hombres.
  • 3- Quien dice que traduce el Nuevo Testamento de un original hebreo miente gravemente y busca engañar a los demás.  Esa fuente original hebrea no existe y, precisamente por ello, nunca es enseñada ni citada.
  • 4- No existe una sola prueba en las Escrituras de que Jesús enseñara en hebreo.  El hebreo era una lengua muerta desde hacía siglos en la época de Jesús aunque se usaba litúrgicamente como ha sido el caso del latín en el seno de la iglesia católico-romana.  Es más que posible que Jesús leyera en hebreo y así parece indicarlo el texto sobre su visita a la sinagoga en Lucas 4: 16 ss.  Sin embargo, Jesús siempre habló en las dos lenguas vivas de la época: el griego, lengua oficial, y el arameo, lengua familiar.  En griego, muy posiblemente habló con Pilato durante su proceso en el que no se nos dice que se utilizara intérprete; en arameo, existen varias referencias en la Escritura.  Ni una sola vez en hebreo.
  •  5- Los modismos griegos del Nuevo Testamento no pueden proceder del hebreo.  Pablo, por ejemplo, desarrolla en Colosenses “: 14-15, una teología del perdón que se vale de términos mercantiles griegos, pero que no podría expresarse en hebreo.
  •  6- Buen número de las prácticas judías seguidas hoy en día por judaizantes eran desconocidas en la época de Jesús y, por eso mismo, resultan ridículas e incluso peligrosas. Por ejemplo, en la época de Jesús los hombres judíos no se cubrían la cabeza para orar.  Esa es una práctica de finales de la Edad Media y, por ejemplo, sabemos que los judíos españoles no se valían de ella poco antes de su Expulsión en 1492.  Lo mismo podría decirse de atuendos desconocidos en la época de Jesús que son de origen medieval y centro-europeo.  Los que los adoptan no son más judíos por llevarlos que un anglo de Connecticut sería un piel roja por colocarse un penacho de plumas.  En realidad, lo único que hace es el ridículo.  Por añadidura, amuletos judíos como la mano de Fátima – procedente del Islam – u objetos de buena suerte ciertamente existen en el judaísmo actual, pero su origen es pagano y choca con la enseñanza de las Escrituras.
  •  7-El Talmud contiene alegatos violentamente anti-cristianos.  Aunque el Talmud es una fuente histórica que merece la pena conocer hay que tener en cuenta que la fecha final de su redacción es muy posterior al Nuevo Testamento, que es menos fiable que éste en lo que se refiere a la época de Jesús, que fue redactado – como ha señalado el propio rabino Jacob Neusner – como una reacción contra el cristianismo y que contiene páginas virulentamente anti-cristianas donde se afirma, por ejemplo, que Jesús fue el hijo de una ramera judía que mantuvo relaciones sexuales con un romano o que padece en el infierno tormentos en medio de excrementos en ebullición.  Apelar al Talmud como Escritura resulta totalmente inaceptable para un cristiano y
  •  8- Los que pretenden ser judíos en razón de apellido sólo dan muestra de grave ignorancia o de peligrosa mendacidad.  Ser judío nunca ha derivado de poseer un apellido u otro.  Se es judío o por ser circuncidado al octavo día siendo hijo de madre judía o por conversión posterior que incluye la circuncisión y-o la inmersión.  El que no ha pasado por cualquiera de esos ritos no puede afirmar que es judío.  Por añadidura, los apellidos españoles – Pérez, López, etc – no son garantía alguna de descender de judíos sino más bien todo lo contrario.  El que afirma que una persona que, por ejemplo, se llama López es de ascendencia judía sólo da muestras de gravísima ignorancia – como le podría explicar cualquier judío – o de una perversidad moral que pretende captar adeptos engañándolos.

 

Manía Hebraica en la Iglesia

MANIA HEBRAICA Y JUDAIZANTE

EN LA IGLESIA

Extraído de  unidoscontralaapostasia

           Mario E. Fumero

Se ha desatado una fiebre judaizante dentro de las iglesias evangélicasque nos está llevando a extremos heréticos muy peligrosos, pues ha surgido una serie de teorías dizque bíblicas que buscan formar un texto híbrido “hebreo-español”, intercalando palabras del idioma hebreo en el texto bíblico español, como si este último no estuviese completo.

Hermanos que siguen la línea mesiánica, me han enviado artículos y enseñanzas y personalmente pienso que no está mal el que algunos abracen esta tendencia siempre y cuando tengan raíces judías o quieran alcanzar a los judíos para el evangelio, y no se radicalicen negando la doctrina cristiana; pero me preocupa que estén desechando la traducción al español, afirmando que fue manipulada para dar un sentido contrario al que ellos proclaman. Esta afirmación de que todas las traducciones al español son incorrectas, refleja una mente desprovista de criterios respecto al proceso que implica una traducción e infortunadamente se muestra fanática y pro-judaizante, además de sustentarse en teorías absurdas que originan herejías destructoras. Lo peor no está en el uso de términos hebreos en contextos castellanos, sino el desechar su traducción a una lengua vernácula, afirmando que tales expresiones castellanas están erradas, y así  manipulan las doctrinas para dar paso a disparates que conducen a herejías, y a veces hasta blasfemias.

IMPONIENDO LOS TÉRMINOS HEBREOS

Para que me entiendan mejor pondré algunos ejemplos. Los mesiánicos radicales afirman que la traducción castellana están corrompida en su totalidad, y expresan lo siguiente: “las traducciones de las Biblias, primeramente del hebreo o arameo al griego sufrió miles de malas interpretaciones; y del griego al español muchísimas más, es por ello que estudio, lo más que pueda, las traducciones que hacen los hebreos”. Es cierto que el Antiguo Testamento se escribió en un Hebreo Antiguo, pero el Nuevo Testamento fue escrito en su totalidad en los idiomas arameo y griego, y los  textos originales en lengua aramea casi no existen, sino las traducciones bíblicas posteriores, que se han basado en copias antiguas, tanto del griego como del latín, aunque se han encontrado algunas porciones de textos antiguos escritos en arameo.

Yo tengo en mi poder una traducción del arameo galileo, que era la lengua en la época de Jesús, y no aparecen las aberraciones que afirman los mesiánicos modernos, al querer imponer palabras hebreas en expresiones del Nuevo Testamento[1]. Es triste que hayan afirmaciones como que “el judaísmo y el cristianismo y otras religiones, todas están amañadas por el hombre,” por lo que estos mesiánicos, que no son judíos, ni dominan el hebreo moderno y menos el antiguo, llegan a afirmar que aun los exegetas del judaísmo están mal, y que la iglesia ignoró la verdad por más de 1,800 años, llevándonos a un hebraicismo absurdo, en donde hasta decir Jesús se convierte en una aberración.

En realidad yo debo expresar los pensamientos bíblicos, sean griegos, hebreos o arameo en mi lengua vernácula, aunque no niego que pueden haber algunas palabras originales cuya traducción al español pierda brillantez, como por ejemplo, la expresión “Señor”  que en griego es Kyrios y en Hebreos Adonaí, término este que indica la soberanía y dominio de Dios sobre un reino o gobierno, pero en castellano no tiene la misma fuerza, ya  que cualquiera también puede ser señor, pero el sentido de titulo se manifiesta por una mayúscula. Sin embargo en Ingles hay tres palabras para decir señor: “míster” un señor cualquiera,  “sir” un señor respetable y “lord”  un señor soberano.

Los judaizantes modernos superan a los que existían en la época de los Gálatas, pues aquellos enfatizaban aspectos de las costumbres y doctrinas judías, como la circuncisión o la celebración de las fiestas judías, pero éstos hacen de las palabras hebreas un caos de manipulación interpretativa, e imponen al castellano el uso de expresiones hebreas, por ejemplo, en vez de decir mesías, quieren imponer el término “Mashiaj” que es una traducción del hebreo literal. De Igual forma eliminan “Jesús”, para obligar a decir “Yeshúa” que es la expresión  hebrea del nombre de Jesús. Pero este no es el problema, lo peor está en el manoseo que hacen de la expresión latina o castellanas de Jesús, al afirmar que esta palabra tiene otro sentido, y afirman que es  degradante y le dan significados absurdos, como que Jesús en castellano indica “cerdo” o que tal expresión es el nombre de un dios pagano. De la misma forma, eliminan el término castellano de “Espíritu Santo”, que procedente del griego en su traducción, para imponer la expresión hebrea de  “ruáj”, que es mas vaga en su sentido original y lo cual  analizaremos más adelante. Después, eliminan la traducción de Pascua, para decir Pesaj, que es la pronunciación hebrea de pascua, y así por el estilo, de forma tal que hacen un lio entre pronunciación hebrea con el castellano, imponiendo una cultura judaica en la Iglesia gentil  de habla castellana. Para que vean un ejemplo, veamos como exponen un texto bíblico adaptado a la mente supuestamente judaica de ellos: “Al día siguiente,Yojanán vio a Yehoshua que venía hacia él y dijo: “¡Este es el Cordero de YHWH  que quita el pecado del mundo! (Yojanan/Jn. 1:29). La traducción de Yohanán seria Juan, entonces ¿para qué viciar el texto con una mezcla lingüística?

ANALIZANDO EL IDIOMA HEBREO

Pero hablemos del idioma hebreo. El hebreo es una lengua semítica de la familiaafroasiática  que actualmente es hablada por más de catorce millones de personas en Israelcomo en el resto del mundo, pero no es el hebreo antiguo, conocido como “idish”,  el cual por ser tan santo, no se podía hablar, sino un hebreo moderno, con influencias occidentales. Su gramática y escritura es muy diferente al castellano, y una palabra puede tener varias connotaciones, máxime cuando el hebreo en un lapso de casi 14 siglos ha sufrido muchos cambios, por lo que el hebreo más antiguo difiere en ciertos aspectos del hebreo más tardío: “una periodización aproximada del antiguo hebreo es la siguiente: Hebreo bíblico arcaico, del siglo X a. C. al siglo VI a. C. correspondiéndose con el período monárquico hasta el exilio en Babilonia. Hebreo bíblico tardío, del siglo V a. C. al siglo III a. C. que corresponde con la dominación persa. Hebreo de los rollos del mar muerto, testimoniado entre los siglos III a. C. y el siglo I d. C. correspondiéndose con el período helenístico y romano anterior a destrucción del tempo de Jerusalén. Es el estadio de la lengua usada en los manuscritos del Mar Muerto (Qumrán). Hebreo de la Mishná, testimoniado entre el siglo I d. C. y el siglo III o IV d. C”[2].”

El hebreo dejo de hablarse por lago tiempo al considerarse una lengua sagrada, dando lugar a que en la época de Jesús dominará el griego y el arameo como lengua común, además del latín. El arameo contiene algunas palabras de raíz hebrea[3]. El hebreo en su forma de escritura y de lectura es diferente al castellano y griego. Se lee al revés, o sea los libros hebreos se leen de atrás para adelante y de derecha a izquierda. Espero que los judaizantes no introduzcan esta técnica también como una aberración más  dentro de la Iglesia.

Cuando los seguidores y defensores del mesianismo judaizante dicen que el idioma castellano y la Biblia en español están corrompidos al no seguir el sentido del idioma hebreo, muestran una total ignorancia, pues el hebreo moderno tiene palabras de origen español,  latín y  griego, y los que defienden esta corriente hebraica ignoran completamente tanto el hebreo antiguo, como el moderno. Ellos establecen un análisis teológico completamente fuera del contexto, y afirman que las enseñanzas y la Biblia fueron influenciadas por el Catolicismo Romano, pero antes del año 313, los padres de la Iglesia jamás proclamaron las aberraciones que estos movimientos mesiánicos modernos enseñan. Además, ninguna epístola fue escrita en hebreo. Ellos (los mesiánicos)  quieren descubrir lo absurdo, e incluso utilizan una hermenéutica descontextualizada para fabricar doctrinas heréticas, como el negar la divinidad de Jesús, establecer al Espíritu Santo como  una fuerza, y algunos elementos básicos en la teología bíblica y sistemática.

Ellos tratan de que aceptemos totalmente el TALMUD, e imponerlo como norma de conducta para los cristianos, lo que nos llevaría a matar a los adúlteros a pedradas (Lev 20:10) y a eliminar a los homosexuales como dice Levítico  20:13. Pero no, Jesús abolió parte del Talmud, y simplifico los diez mandamientos en dos cuando escribe la Palabra Y uno de ellos, intérprete de la ley, preguntó por tentarle, diciendo: 36Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley?Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.Este es el primero y grande mandamiento. 39Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. 40De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas” (Mateo 12:35-40).

¿EN QUE IDIOMA PREDICO JESÚS?

Pero respecto al Nuevo Testamento cabe la pregunta ¿qué idioma hablaba Jesús?  Todos los eruditos coinciden en que Jesús, criado en Nazaret, región de Galilea, hablaba el arameo. Algunas de sus expresiones tales como “abba” y “ephphatta” proceden en su raíz de la lengua aramea, aunque sabía leer el hebreo y quizás lo hablaba con asentó de Galileo.

Creo que si escribo y traduzco algo a mi  idioma, debo tratar de expresar las palabras en mi lengua, salvo cuando la misma en su raíz, tenga elementos que en la traducción pueda alterar el sentido. No debemos condenar las expresiones  bíblicas en español, aunque reconozco que  algunas versiones están “descafeinadas”, pero no es por el factor hebreo, sino en la interpretación de los textos escritos en griego o arameo, los cuales se pueden manipular para adaptar el sentido a mi capricho o doctrina.

GRAVES  ERRORES DOCTRINALES

Respecto a algunos conceptos hebreos, debo decir que el vocabulario de dicha lengua en algunas expresiones bíblicas se queda corto o un poco pobre, porque hay palabras que pueden tener diversos sentidos, y si no se toma en todo el conjunto del quehacer del término, podemos caer en errores interpretativos, como está ocurriendo en estos momentos con algunos predicadores mesiánicos que en su manoseo de la Biblia, se aferran al Talmud y al hebraísmo, para corromper principios básicos de la doctrina cristiana. Como una pequeña muestra, hablaremos de tan solo una expresión hebrea que destruye la doctrina del Espíritu Santo, y es el término hebreo de “ruáj”, el cual se traduce como fuerza o acción, pero no como la persona del Espíritu Santo, y es que en hebreo no hay una palabra específica para referirse al mismo como una persona, por lo que los mesiánicos terminan negando la trinidad y la persona del Espíritu Santo.

La doctrina Bíblica establece que el Espíritu Santo es una persona Ello esta descrito por sus cualidades en el accionar[4]. La Biblia enseña que el Espíritu Santo;

  • a) Todo lo escudriña, aún lo profundo de Dios 1ª Corintios 2.10.
  • b) Habla a nuestra vida, Hechos 13.2, 21.11, 1ª Timoteo 4.1.
  • c) Intercede por nosotros. Romanos 8.26.
  • d) Nos enseña. Juan 14.26, Nehemías 9.20.
  • e) Nos guía. Hechos 16.6, Romanos 8.14.
  • f) Testifica. Juan 15.26.
  • g)  Participa o tiene comunión entre los santos. 2ª Corintios 13.13.
  • h) Obra milagros. Hechos 10.38.
  • i) Nos llama y pone en puesto. Hechos 20.28. ,

Y esto no lo puede hacer una fuerza o influencia, como enseña la Nueva Era y los predicadores mesiánicos. La Palabra “ruaj” por lo tanto, tiene muchas connotaciones, y no existe en hebreo una palabra que defina claramente a la persona del Espíritu Santo, aunque  en el A.T. se puede interpretar de acuerdo al accionar del Espíritu en su obrar, a lo largo de la historia de Israel.

En el N.T. la palabra que se usa para referirse al Espíritu Santo es más clara, según se define “en la teología cristiana, el Espíritu Santo —o equivalentes como son, entre otros,Espíritu de DiosEspíritu de verdad o Paráclito (del hebreo שכינה (shejiná): acción o presencia de Dios, del griego parakletos: aquel que es invocado, del latín Spiritui Sancti: Espíritu Santo)— es una expresión bíblica que se refiere a una compleja noción teológicaa través de la cual se describe una “realidad espiritual”[1] suprema, que ha sufrido múltiples interpretaciones en las diferentes confesiones cristianas y escuelas teológicas[5]”. Esto me ha motivado a publicar en los próximos días un estudio teologico sobre la persona del Espíritu Santo según la Biblia.

OTROS DISPARATES JUDAIZANTES

Entre otros disparates de estos  “maestros” judaizantes, tenemos por ejemplo las enseñanza de  Jajam Obed bar talmon de los natzratim de la Florida,  el cual afirma que: “La palabra ‘Dios’ viene de la etimología y concepto pagano de las costumbres y leyendas de los romanos-griegos que así como se ‘oye’ Dios es Zeuz ni más ni menos que el ídolo superior de los cielos y el Olimpo”, lo que refleja no solo una manipulación, sino una ignorancia garrafal del castellano, pues la palabra “Dios” en la Biblia se refiere al Creador y sustentador de todo lo que existe, por cierto que, en el Antiguo Testamento encontramos esa palabra precedida del artículo “el” que individualiza y especifica al sustantivo DIOS, dejándonos saber  que DIOS , solo hay uno; ahora bien, cuando aparece la palabra “dios” entonces, es aplicable a cualquier divinidad de cualquier religión. Cuando dice que, “Esta palabra se incorporó en todas las naciones con la idea de perpetuar la religión romana y sus ídolos y de esta manera crear en las mentes del ser humano la relación de la “CREACION-CON DIOS”, están cometiendo otro error histórico, porque antes que  Roma existiera, ya se usaba el término Dios para referirse a un ser superior, y en el caso del paganismo, se usaba con una “s” al final “dioses” para ratificar la existencia de otros dioses. Es como decir la “persona”   la cual puede referirse a uno en particular, o a cualquier en general.

Lo terrible de toda esta corriente es que nos lleva a tratar de vivir, como cristianos, todas las ordenanzas del Talmud, e imponer como norma de conducta incluso los sacrificios de animales, y el sometimiento a toda una serie de normas talmúdicas que dejaron de existir incluso para los mismos judíos. Es necesario investigar más a fondo todo lo aquí señalado, y no dejarse envolver con tanta manipulación hebraica que violentan la verdad, y debemos respetar el sentido de las palabras y de la historia para entender que en Jesucristo esta nuestro descanso y esperanza.

En resumen, estos modernos judaizantes quieren hebraizar el texto bíblico escrito en español, sustituyendo palabras en español por palabras hebreas. ¿Qué consecuencias traerá a quienes acepten esta peculiar forma de “pensamiento”? En primer lugar, vendrá la confusión, sobre todo si el oyente ignora la palabra de DIOS y a renglón seguido llegará la frustración y al final se presentará la deserción, como sucedió con las iglesias de Galacia, las cuales aceptaron la Ley y dejaron el Evangelio, se sometieron a las obras y rechazaron la Gracia. ¿No le parece que si fuese obligatorio hablar en hebreo, el Señor lo hubiese dicho en San Juan 17:20 y en Mateo 28:20?.


BIBLIOGRAFIA

  • [1] “La Santa biblia” traducción castellana del arameo galileo por el Presbítero José L. Hernández, 1992
  • [2] – Tomado de la enciclopedia Wikipedia en internet.
  • [3] El abyad hebreo, algunas veces denominado mediante su forma hebrea álef-bet (אָלֶף-בֵּית), es la serie formada por las consonantes hebreas. Está compuesto por 22 caracteres, de los cuales cinco tienen una grafía distinta al final de las palabras. Se utiliza para escribir el idioma hebreo, el idish y, en menor medida, el judeoespañol. El Álef-Bet es propia y originalmente un abyad, es decir, sólo contiene caracteres consonánticos. La puntuación diacrítica de los masoretas se utiliza únicamente como una ayuda en el aprendizaje del idioma, ya que originalmente el idioma hebreo -ya sea moderno o antiguo- no los utiliza, es el lector quien las provee. El hebreo arcaico se empleó desde su creación hasta los patriarcas. El hebreo antiguo aparece en la época de los Reyes (Saúl, David, Salomón, etc.), y el hebreo cuadrado o moderno aparece por primera vez en el siglo III a. C.(tomado de Enciclopedia Wikipedia).
  • [4] – Esto se evidencia por las cuatro características del Espíritu Santo en las Escrituras: a) Intelecto – Poder de pensamiento. 1ª Corintios 2.10-13; Juan 14.26. b) Sensibilidad – Poder de sentir las cosas. Romanos 15.30. c) Voluntad – Poder de hacer a nuestro deseo. 1ª Corintios12.11. d) Conciencia moral – Conocer el bien y el mal. Juan 16.9; Juan 16.13.

[5] – http://es.wikipedia.org/wiki/Esp%C3%ADritu_Santo

El Conocimiento del Dios Santo

TERCERA PARTE

Por Art Katz

No existe nada que debiésemos de apreciar, preservar y proteger con mayor empeño que el sentir y el conocimiento de Dios como de hecho Él es, más que Dios como hayamos pensado que sea. Si perdemos el conocimiento de Dios como Él es en realidad, ¿qué nos queda entonces? ¿Quiénes somos? ¿Cuál es nuestro testimonio? Todo en el mundo, incluso en el mundo religioso, conspira contra el conocimiento de Dios. Irónicamente, una de las extrañas paradojas comunes e implícitas en la fe es que nuestro propio entusiasmo y deseo por reuniones exitosas pueda oponerse y llegar a ser el mayor detrimento en nuestra obtención del verdadero conocimiento de Dios.

Siempre hay lugar para el peligro de hacer que Dios se vuelva algo cotidiano, de convertirlo a Él a nuestra propia imagen. Y podemos llegar al punto de ni siquiera estar conscientes de lo que estamos haciendo. El lamento de Dios hacia nosotros a través del profeta Isaías es que hemos pensado de Dios como alguien semejante a nosotros, y que el conocimiento de Él es enseñado por preceptos de hombres, pero una vez que uno a recurrido al precepto, ya no es Dios el que está siendo proclamado, sino los principios acerca de Dios, no Dios Mismo. Se nos anima a “contender ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos” (Judas 3). La fe no es un pliego de doctrinas o un medio a través del cual obtenemos algo de Dios. La fe genuina es la aprehensión de Dios como Él es, el sentir de Él, el temor y el asombro de Él.  Este conocimiento lo templa todo. Si no encontramos este conocimiento en la Iglesia, entonces el mundo es abandonado a su suerte y pierde cualquier esperanza de conocer a Dios en verdad. Siendo así, no es de asombrarse que las señales y milagros de los recientes avivamientos encuentren una aceptación general. Somos de antemano una audiencia que busca algo nuevo, necesitando experimentar un estímulo. Nuestra vida cristiana es difícilmente algo más que una sucesión interminable de predecibles cultos de domingo.Desgraciadamente, aquello que tanto deseamos no es lo que realmente necesitamos. Al contrario, probablemente nos aleje de obtener el verdadero conocimiento de Dios. ¿Acaso no se nos exhorta a probar todos los espíritus? ¿Cómo entonces podemos ignorar la prevalencia de aberrantemente ensordecedora música de adoración, ofrendas de alto calibre, verdaderas actuaciones de teatro y la atmósfera imperante de carnaval en tantas de nuestras reuniones? ¿Y qué acerca de los chillidos que dejan helada la sangre y los gritos que acentúan los procedimientos? ¿Qué es lo que hacemos ante la patente ausencia, a veces solo como mera formalidad, de la proclamación de la Palabra? ¿Cómo respondemos a aquellos testimonios que embotan el espíritu, a menudo expresados en un estupor discordante con la dignidad de Dios? ¿Ha Dios dejado de ser el Dios que insistía en que Sus sacerdotes ascendieran al altar usando una rampa en lugar de escalones para que nada de su carne quedara al descubierto (Éxodo 20:26)? Es un requerimiento peculiar, pero al levantar una pierna para subir de un peldaño a otro, existía la pequeña posibilidad de que se revelase la carne del sacerdote, y la rampa aseguraría que esto no sucediera. Él es el mismo Dios que mandó a Aarón que vistiera la diadema de oro continuamente sobre su frente (Éxodo 28:36), el mismísimo lugar que hoy en día hacemos rápidamente disponible para recibir un toque buscando el efecto deseado de ser “derribados por el Espíritu”. “Y hablarás a los hijos de Israel, diciendo: Este será mi aceite de la santa unción por vuestras generaciones. Sobre carne de hombre no será derramado, ni haréis otro semejante, conforme a su composición; santo es, y por santo lo tendréis vosotros. Cualquiera que compusiere ungüento semejante, y que pusiere de él sobre extraño, será cortado de entre su pueblo” (Éxodo 30:31-33). Claramente, la advertencia es contra falsificar el aceite de la unción o contra fabricar algo semejante. ¿Cuántos de nosotros consideraríamos el uso de amplificadores para sacudir a la gente creando una atmósfera para el Espíritu como fabricar un aceite de la unción?  Dios ungirá lo que Él señale, no lo que queramos para nuestra propia satisfacción y disfrute, o para asegurar que el culto sea bueno. No hagamos otro aceite semejante. En su libro, El Poder Latente del Alma, escrito en la década de 1920, Watchman Nee advirtió acerca del poder del alma (entendiéndola como mera emotividad), y contra el engaño que puede ser inducido con instrumentos musicales y aquellas cosas que había antes de que fuesen inventados los amplificadores.

Nuestro dolor es para que la “Santidad a Jehová” sea inscrita nuevamente en las frentes de hombres y mujeres sacerdotales que se pongan firmes por Él durante ésta edad nada menos que vulgar. Es también el clamor de Isaías: “Apartaos, apartaos, salid de ahí, no toquéis cosa inmunda; salid de en medio de ella; purificaos los que lleváis los utensilios de Jehová” (Isaías 52:11).…y del apóstol Pablo: “Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios” (2 Corintios 7:1). Una apreciación por la santidad del Señor debe de acompañar cualquier avivamiento genuino o despertar del pueblo de Dios. ¿Cuántos de nosotros conocemos la santidad a la que me estoy refiriendo? Tenemos una vasta descripción en la Escrituras en los libros de Éxodo, Deuteronomio, Levítico y Números que claramente define un Dios santo y un pueblo santo. Se trata de un pueblo de los Últimos Tiempos, un remanente quienes tengan esa misma diadema que hacía presión contra la frente de Aarón en donde estaba escrito, “Santidad a Jehová”; gente que siempre está consciente de lo que dicen y de lo que hacen porque saben que están delante de un Juez santo. Tal preocupación celosa por la santidad de Dios es prácticamente desconocida para nosotros; se ha perdido. Esta revelación es una provisión de parte de Dios, y si está profundamente gravada en nuestros corazones, será una defensa y una muralla contra la edad fingida y barata en la que vivimos. El Espíritu Santo bien pudiera ser llamado el “Espíritu de Santidad.” Este ministra en el espíritu de la verdad, el espíritu de la justicia, el espíritu de la santidad. Cuando es recibido de esa forma, Él será para nosotros ese poder y esa capacitación necesarios en nuestras vidas. ¿Cómo podrán los judíos, quienes están tan enredados en el espíritu del mundo y son sus principales promotores, ser salvados de su propio engaño masivo si no hay una Iglesia que pueda mostrarles la santidad de su propio Dios?

ADORACIÓN Y SACERDOCIO

La tragedia del Movimiento Carismático, con todo su énfasis en alabanza y adoración, es que sus adeptos lo han convertido en una técnica para su beneficio, para generar cierta atmósfera propicia para lo que siga a continuación. Lo han hecho para nosotros, más quepara Él. La verdadera adoración bien pudiera ser descrita como la expresión no premeditada, espontánea de una realidad en Dios que viene a través de gente que ha estado junta lo suficientemente y en tal intensidad como para obtener dicha realidad.  Ellos han llegado a un lugar de veracidad en su conocimiento de Dios y en su caminata ante los demás en comunión verdadera bajo la sombra de la Cruz. ¿Tenemos acaso el temor de Dios suficiente como para resistir el ser persuadidos por acordes musicales u otros métodos que apelan al alma en lugar de al espíritu, que tienen como fin encajarnos en cierta predisposición?  Tales manipulaciones impías obran contra los más altos propósitos de Dios.  Solamente un sacerdote se estremecería ante estas cosas, mientras que aquellos que meramente desean ser entretenidos no van ni a pestañear.

En el corazón del sacerdocio hay un “esperar en Él” hasta que llegue el tiempo que a Él le agrade.  Si deseamos ser la revelación de Su luz, vamos a tener que reconsiderar qué es lo que estamos haciendo cuando nos lanzamos en la así llamada adoración y cantar coros, u otras simulaciones de esperar en Dios. A menos que haya un sentir de lo que es sacerdotal, la alabanza será solo mecánica, o un medio, una manipulación, y esto no es entrar en el lugar santo para nada. Degenerar hasta el punto donde la alabanza sea celebrada como lo es actualmente mientras que realmente es una manipulación, es una tragedia. Se convierte en pura retórica y palabras, en un vocabulario que no tiene vida genuina o significado. Los dos hijos de Aarón murieron por ofrecer fuego extraño. Ellos eran sacerdotes, llamados por Dios, pero actuaron en base a un deseo de evocar la gloria de Dios cuando no era su derecho. Ellos vieron algo que fue demostrado por la obediencia de Aarón y Moisés, y pensaron que podrían hacer lo mismo. Se presentaron en el momento equivocado, de la manera equivocada y en lugar de invocar un fuego glorioso, invocaron un fuego que los fulminó. ¡Fuego extraño! Tenía la forma, pero no era lo verdadero, y en lugar de traer vida, trajo muerte.

Este episodio contiene una profunda revelación para nosotros el día de hoy.  Aun Aarón como Sumo Sacerdote no podía entrar al Lugar Santísimo a su antojo.  Habiendo atestiguado la muerte instantánea de sus hijos, ¿cómo podría él pensar que podría entrar al lugar santísimo cuando así lo eligiera? ¿Cuál es la aplicación práctica para nosotros? ¿Pensamos que podemos entrar cuando nos venga en gana al lugar de adoración santa? ¡El solo juntar la banda o la orquesta y hacer sonar los coros no significa que estamos adorando!  Eso no es el incienso verdadero o los carbones encendidos de los cuales se eleva una nube de olor fragante en la que Dios se manifestará. Sonará a golpe seco, no será una gloria, y si seguimos haciendo las cosas de esa manera, obtendremos profecías falsas, exhortaciones baratas, cosas calculadas para evocar de nuestra parte cierta clase de respuesta. Iremos de ser inmaduros, moviéndonos en las emociones, hasta el punto en que seamos completa e irremediablemente engañados.

EUNUCOS PARA CRISTO

Jesús habló una vez acerca de los eunucos. Dijo que hay algunos que nacen siendo eunucos, quienes nunca tendrán el medio físico para la gratificación que es otorgada a todos los hombres; que algunos son hechos así por los hombres, y que otros se han hecho a sí mismos eunucos por amor al reino de los cielos (ver Mateo 19:12). Solamente se puede creer implícitamente en un eunuco. Él no se va a apropiar de nada para sí mismo, porque como el Señor, un eunuco ha sido “cortado de la tierra de los vivientes” (Isaías 53:8b), y Dios nos ofrece la misma oportunidad. La cruz de Cristo es la provisión para que nosotros podamos ser cortados también de la tierra de los vivientes. Un eunuco por amor de Cristo es la única persona que estará a salvo al final de la edad, una edad que abunda en iniquidad, llena de inmundicia y lujuria, de seducciones poderosas y sensualidad. Él ha reconocido las inclinaciones horribles de su carne, y ha visto que el discipulado auto-conciente no es la respuesta;  ha visto que cantar los coritos no es la respuesta. Hay solamente una respuesta; es la cruz de Cristo Jesús, no la falsificación de plástico, sino la sangre salpicada sobre la cruz, el lugar de sufrimiento y vergüenza a donde Dios nos está invitando. La cruz es el poder de Dios para salvación a aquellos que se le unan, quienes se han hecho voluntariamente eunucos para Cristo. Necesitamos ver esta verdad, venir a ella y aferrarnos a ella hasta el final de la edad. Habiendo hecho esa decisión, invitaremos a la muerte diariamente, a la reiteración diaria del misterio del sufrimiento en formas que son apropiadas de una manera única para nuestra vida, nuestro llamamiento y nuestra caminata.

La vida de Cristo jamás será amalgamada a la nuestra a menos que sea a través de la condición necesaria de morir diariamente. El drama entero, la representación y la base para ello son futuros, pero también hay una parte que debe de cumplirse diariamente en nosotros. Si la cruz no opera diariamente, si no estamos dispuestos a sufrir sus muertes, nos hacemos candidatos al engaño.  El asunto de ser salvados del engaño es el asunto de la cruz, y nuestra disposición a ser despiadados con nosotros mismos y a sobrellevar el sufrimiento que implica cuando Dios clarifica las cosas. Si racionalizamos y justificamos nuestra conducta, si encontramos una forma de explicar las cosas de tal forma que nos gratifique y nos salve de nuestra percepción del pecado como tal, entonces somos, en la misma medida, candidatos al engaño. Ese es el porqué las escrituras citan al amor por la verdad como uno de los medios principales por los que somos salvados del engaño, no a través de un amor por algo que es técnicamente correcto, sino la verdad como Dios la ve. La expresión más aguda de lo que es la verdad es Cristo y Él crucificado. El individuo que se aleje de la cruz no vive una vida cruciforme y está indispuesto a sobrellevar el sufrimiento de la cruz. Deseando la “bendición” pero no la vida de la cruz, se hace candidato al engaño. Ese engaño bien pudiera ser permitido por Dios Mismo, quien dará permiso a las ilusiones mentirosas para que caigan sobre aquellos que han despreciado el amor de la verdad. La mera tolerancia por la verdad, o aun el respeto por la verdad no son suficientes. Solamente un amor por la verdad tiene el poder de guardarnos del engaño. Necesitamos ser despiadados en este sentido y aplicar la cruz, trayendo muerte sobre aquellas cosas a las que Dios llama nuestra atención y que nos permite ver justamente para ese propósito.