Iniquidad nueva artimaña de error

Dios le bendiga ricamente a todos, con este pequeño estudio quiero sacar a la luz la inconsistencia Bíblica de esta enseñanza. Para tener una revelación de la Palabra Santa y perfecta de Dios es necesario escudriñarla desde la posición que nos corresponde como nacidos de nuevo por el Espíritu, esta es la primera convicción que debe haber en usted; lo segundo es la operación completa de Jesucristo sobre su vida a través de la Persona del Espíritu Santo; obra que es instantánea pero también progresiva, hasta que usted alcance la madurez a la estatura del varón perfecto. Por lo cual la Biblia dice:

Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo. Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad. En él también fuisteis circuncidados con circuncisión no hecha a mano, al echar de vosotros el cuerpo pecaminoso carnal, en la circuncisión de Cristo; sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos.(A)
(Col 2:8-12)RV 60

Este es el significado de iniquidad según algunas personas desvirtuando tu nuevo nacimiento

“…La iniquidad es como “un cordon umbilical espiritual” donde se va grabando todos los pecados del hombre y lo que sera la herencia espiritual a sus generaciones, los hijos, lo torceran aun mas y lo pasaran como una estafeta a la siguiente generacion, sera una fuerza irresistible que arrastrara a personas aparentemente buenas a cometer pecados, es por abominablespara desarraigarla debemos pedirle a Dios perdon (de corazon) por la iniquidad de nuestra familia y creer que somos limpiados de ella…”  ESTO NO ES BÍBLICO Y ATENTA CONTRA LA SANA DOCTRINA

El único capaz de dar vida espiritual es Dios, si hay un cordon umbilical espiritual de un nuevo creyente ¿de dónde debe provenir?; DE TUS PADRES TERRENALES O DE TU PADRE CELESTIAL, tus padres no pueden darte un cordón umbilical espiritual porque todos estuvimos muertos espiritualmente.  Jesús dijo: “a nadie llaméis Padre en la tierra porque solo Dios es vuestro Padre”  y si estudia los evangelios, Jesús nunca dijo que sus Padres eran Abraham, Isaac o Jacob, solo se remitió a decir soy hijo de Dios.  ¿ Pregúntese por qué? la respuesta es porque fue engendrado por el Espíritu Santo, entonces ¿que espíritu lo engendro a usted? Y A LOS QUE PROCURABAN MATARLO LES DIJO: USTEDES SOIS DE VUESTRO PADRE EL DIABLO, PORQUE SUS OBRAS QUERÉIS HACER.

En vano entonces esta escrito !EL QUE ES NACIDO DE DIOS NO PRACTICA EL PECADO!  Será que el Apóstol Juan no sabía lo que decía, y después dice que la SANGRE DE CRISTO NOS LIMPIA DE TODO PECADO.

Donde graba el hombre lo que aprende, en el espíritu, en el cuerpo o en el alma; todos sabemos que el hombre pecador no tiene vida espiritual, entonces dónde grabo todo lo que aprendió desde el vientre de su madre: esta en su mente y en su corazón. El espíritu Santo lucha constantemente con los deseos carnales del alma, que el hombre ni siquiera conoce que tiene

Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos. (Rom 8:27)

Iniquidad en realidad es: Maldad, injusticia grande

El Diccionario Nelson Text. Dice:

La iniquidad siempre es producto de una determinación voluntaria tomada en contra de las normas divinas, por lo cual implica culpabilidad. En los escritos de Pablo la palabra iniquidad aparece exclusivamente en forma singular, y designa el pecado en toda su extensión. Es el poder espiritual activamente opuesto a Dios y al evangelio de su amor. La manera de que un creyente este en iniquidad es cuando conociendo a Dios se vuelva contra él, este acto es de total maldad, ya que sabiendo de Dios no lo glorifica, a esto se le llama injusticia también. La Iniquidad de Luzbel fue aún mayor y sin perdón porque conoció a Dios personalmente y estuvo delante de Ël en perfección. El verdadero sentido de esta injusticia se le atribuye al grado de conocimiento de Dios, para pecar contra Él, no contra los hombres, el pecado de iniquidad es directamente contra Dios y para Dios. El pueblo de Israel cayo e hizo iniquidad porque Dios se le reveló, Dios se mostro ante ellos y ellos le desobedecieron. Igualmente los creyentes apostatas y que tuercen la palabra de Dios están en una iniquidad, en injusticia, directamente en contra de la obra de Dios.

Diccionario Perspicacia.

Cualidad de aquello que no se amolda a la norma de excelencia moral de Dios y por ello es malo, perverso o inservible. Al igual que la palabra griega po•ne•rí•a (Mt 22:18; Mr 7:22; Lu 11:39; Hch 3:26; Ro 1:29; 1Co 5:8; Ef 6:12), el verbo hebreo ra•schá` y otros términos relacionados designan lo que es inicuo. (Gé 18:23; 2Sa 22:22; 2Cr 20:35; Job 34:8; Sl 37:10; Isa 26:10.) Po•ne•rós (que está relacionado con po•ne•rí•a) a menudo significa aquello que es perverso o inicuo en un sentido moral (Lu 6:45), y puede aplicar a algo que es malo o inservible en un sentido físico, como cuando Jesucristo habló del “fruto inservible”. (Mt 7:17, 18.) Esta palabra también puede designar algo dañino, por lo que en Revelación 16:2 se ha traducido “dolorosa” (LT, Val), “maligna” (NM, TA), “perniciosa” (Sd, UN) y “dañosa” (Besson).
ἀνομία iniquidad, maldad, rebelión (contra Dios) Mat_7:23; Mat_13:41; Mat_23:28; Mat_24:12; Rom_4:7; Rom_6:19 (x2) 2Co_6:14; 2Ts_2:3, 2Ts_2:7; Tit_2:14; Heb_1:9; Heb_10:17; 1Jn_3:4 (x2)
Concordancia Manual Greco-español del Nuevo Testamento de Pablo Ortiz

Vine Hebreo español del Antiguo Testamento

awa (עָוָה, H5753), «hacer iniquidad». Este verbo se encuentra en la Biblia 17 veces. En arábigo tiene el significado de «doblar» o «desviarse del camino». Awah se usa a menudo como sinónimo de jata , «pecar», como en Sal_106:6 : «Hemos pecado [jata ] como nuestros padres; hemos hecho iniquidad [awah ]; hemos actuado impíamente [rasha ]» (RVA ).

Según el Diccionario Vine del Nuevo testamento con Strong

1. anomia (ἀνομία, G458) , lit.: carencia de ley (a, negativo; nomos, ley). Se usa de una manera que indica que el significado es sin ley o maldad. Se suele traducir como «iniquidad», que, lit.: significa injusticia. Aparece muy frecuentemente en la LXX, especialmente en los Salmos, donde se encuentra unas 70 veces. Se usa: (a) de iniquidad en general (Mat_7:23 «maldad», RV, RVR; 13.41: «iniquidad», RV, RVR; 23.28: «iniquidad», RV, RVR; 24.12: «maldad», RV, RVR; Rom_6:19, dos veces: «iniquidad», RV, RVR; 2Co_6:14 «injusticia», RV, RVR; 2Th_2:3, en algunos mss. VHA, BNC: «el hombre de iniquidad»; la RV, RVR, RVR77, VM, siguen los mss.que tienen jamartia: «de pecado»; 2.7: «de iniquidad», RV, RVR; Tit_2:14 «iniquidad», RV, RVR; Heb_1:9 «maldad», RV, RVR; 1 Joh_3:4, dos veces: «infringe», RVR; RV: «traspasa también la ley»; lit.: «hace lo que es contra la ley»; e «infracción de la ley», RVR; RV: «transgresión de la ley»); (b) en plural, de actos o manifestaciones de revuelta contra la ley (Rom_4:7; Heb_10:17; en TR aparece también en 8.12, en lugar de jamartia en los mss. más comúnmente aceptados).
Nota: En la frase «hombre de pecado» (2Th_2:3), el término sugiere la idea de menosprecio por la ley de Dios, por cuanto el anticristo negará la existencia de Dios.

2. adikia (ἀδικία, G93) denota injusticia, lit.: «irrectitud» (a, privativo; dike, derecho), condición de no ser derecho, sea ante Dios, en base de la norma de su santidad y rectitud, o con el hombre, en base de la norma de lo que el hombre sabe que es recto mediante su conciencia. En Luk_16:8 y 18.6, las frases, lit.: son, «el mayordomo de irrectitud» y «el juez de irrectitud», donde el genitivo subjetivo describe el carácter de ellos; en 18.6 el significado es «injusticia», lo mismo que en Rom_9:14: Por lo general, este término se traduce «injusticia»; pero se traduce «iniquidad» en Act_1:18; Rom_6:13; 2Th_2:10; 2Ti_2:19:2.

3. paranomia (παρανομία, G3892) ,quebrantamiento de la ley (para, contra; nomos, ley). Denota transgresión, y se traduce «iniquidad» en 2Pe_2:16 (RV, RVR; VM, RVR77: «transgresión»).

Nota: Para el adjetivo anomos, «que está sin ley», y traducido «inicuo/s» en Mc 15.28 (TR); Luk_22:37; Act_2:23; 2Th_2:8; 2Pe_2:8, véase LEY (SIN). Para athesmos en 2Pe_2:7; 3.17,

Reconoce a Cristo como su único y suficiente Salvador y Redentor

Si a usted no está persuadido y convencido de su nueva naturaleza, caerá fácilmente en el engaño y en el error; si usted usted no conoce su posición en Cristo nadie se la podrá dar.
Piense por una vez,  si usted estuvo muerto en sus delitos y pecados, viene Jesucristo y por la Fe lo resucita, creerá usted que ¿Cristo lo resucito para achacarle todos los pecados de sus ancestros, NO PIENSA QUE MEJOR LO HUBIERA DEJADO MUERTO EN EL PECADO?, si usted cree esto entonces para usted Cristo hizo una obra imperfecta, es razonable que necesite a alguien que para usted sea más poderoso o que venga un Ministro para que unifique su alma porque una parte está en Cristo y las otras la tienen los demonios en cárceles. Todo depende de cuánto cree, si yo creo que Cristo murió por mí, para salvarme y que también quito toda maldición, y toda iniquidad de mi vida, pues es así, pero si yo creo que estoy dividida pues así será, porque Respondió Jesús y les dijo: Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado. (Jua 6:29)

En dónde quedo la obra poderosa del Espíritu Santo, quien resucito a Cristo y lo saco de lo profundo del Hades. Mire que disparate: “Cristo nos salva para que después de salvos vivamos malditos por un tatarabuelo que jamás se arrepintió”. Eso es una gran falsedad y apostasía, lo que pasa es únicamente que el creyente ha dejado a un lado a la persona del Espíritu Santo quien es el encargado de llevarnos a toda verdad. “…Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir…” (Jua 16:13)

No deseo entrar de plano en el tema de las maldiciones generacionales, sin antes indagar la escritura desde el contexto ancestral que esta enseñanza nos muestra, porque según esta enseñanza tenemos que ir a la cuarta generación hasta atrás, y si ninguno vino a Cristo tendremos que ir cuatro veces más por cada tatarabuelo, esto no acaba; el evangelio según San Mateo hace referencia a la geneología humana de Jesús comenzando por Abraham, que le fue dada la promesa y la justicia por su fe; A quien también Dios dijo en tí serán benditas todas las naciones de la tierra; es decir la enseñanza de la maldición generacional pasa por encima de la promesa que es por la fe dada a Abraham, sustentada y sostenida con el nacimiento de la simiente prometida, nuestro Jesús.  el evangelio según San Lucas presenta la geneología humana aseverando “según se creía” cuando se refiere a José Padre de Jesús y termina diciendo HIJO DE DIOS, ANULANDO ASÍ TODA MALDICIÓN HUMANA.

Si usted observa cada versículo y LOS POQUISIMOS textos que se utilizan en esta enseñanza la gran mayoría están basados están en el antiguo pacto y no en el nuevo ya que no hay uificación ni secuencia en lo que establecen, hablando de y dando honor al espirtu de Jezabel, mujer llena de demonios que quién sabe como se llamaban cada uno. En el nuevo pacto Dios establece una relación de espíritu a espíritu con el hombre y si este espírtu no esta santificado por su presencia y su verdad no hay tal comunión.   No pretendo decir que el antiguo testamento es invalido, no es así de hecho el antiguo testamento te hace reconocer a Dios y conocer su manifestación hacia la humanidad, su paciencia y su amor, cosas escritas para nuestra enseñanza, pero que en nuestra nueva posición son solo sombras y figuras.

Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

(Heb 4:12)

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

(2Ti 3:16-17)

Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones; entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.

(2Pe 1:19-21)

Cuando se trata de revelar el error en una enseñanza no basta solamente con tomar un extracto o versículo de la Biblia sino toda completa, ella encierra un plan completo una estructura bien organizada, a la cual no se le puede añadir ni quitar nada porque si no, no funciona. La intención de Dios se puede ver en el compendio de la Biblia completa y en su trato con el hombre; toda revelación y manifestación de Dios al hombre es por necesidad del hombre no de Dios, Él no tiene la necesidad de revelarse a sí mismo pues Él lo es todo en todo. Cada vez que Dios quiso manifestarse fue por causa de la necesidad del hombre; este punto que quede bien claro antes de seguir avanzando.
Desde el Génesis al Apocalipsis la intención de Dios está implícita y explicita, “Morar con los hombres y ser su Dios”.
La primera vez que surge la maldad fue con Luzbel, esto hizo que Dios por primera vez manifestara su Santidad al rechazar la conducta maligna de Luzbel y arrojarlo fuera. Esto se le llamo iniquidad.

Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad.

(Eze 28:15)

Cuando Dios crea el huerto y pone a Adán en el este incurre en pecar contra Dios, ¿había en el alguna raíz de maldad?; ¿había en el alguna maldición generacional para perder semejante don?. La respuesta es no, no había nada de eso. La semilla que dio origen a la maldad en el hombre fue sembrada en la mujer cuando escucho la voz de la serpiente para obedecerle. Esta semilla se planto en el corazón del hombre y al dar a luz su fruto hizo que este pecara y recibiera el pago que Dios le había dicho que recibiría si desobedecía, de allí en adelante sus generaciones nacerían con algo apagado dentro, no habría contacto interno con Dios, solo externo, toda la raza humana estaba condenada a existir lejos de Dios. Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás. (Génesis 3:19)

Nota: es importante reconocer los eventos históricos por lo cual Dios se revela y el porqué Dios se manifiesta.


Desde ese momento inicio la iniquidad en la raza humana, desde el mismo momento en que el Hombre siendo como Dios, no se siente ni cree que lo es, y escucha a la serpiente que le dice “si comes esto serás como Dios”…, lo más terrible es que el hombre llegará a creer que algo creado pueda llevarlo a ser como aquel que lo creo; por eso es importante que usted crea y se persuada de la operación COMPLETA de Cristo en usted, porque si se deja engañar creyendo que aún está en maldición está dando lugar al engaño anulando la operación de Cristo y usted no le está dando la honra ni la gloria a Dios. La obra que Dios quiere que haga es creer, siempre ha sido difícil al hombre pensar que solo necesita creer que es libre, creer que el Espíritu santo que mora en él es el mismo Dios, por eso necesita pensar que debe hacer algo extraordinario para completar la obra redentora y salvífica de Cristo, algunos deben pagar mandas, otros dar cantidades de dinero, otros necesitan a un gran predicador otros a un gran Apóstol y así sucesivamente, pero recibir el don de vida y creer en su liberación completa eso es lo último, y es precisamente la operación del Mesías.

“.. Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros. No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros…”

(Juan 14:16-18)

El hombre ha torcido su camino porque fue creado para ser imagen de Dios, pero no ocupa su posición, se desvió e imito al maligno al creerle. Todos los seres creados hacen la labor por la que fueron hechos, los animales no tienen problemas en querer ser otra cosa, las aves no quieren ser gatos, ni perro; pero el ser humano se jacta que proviene del mono; no podía atribuir su evolución a otra cosa, digamos que al agua o al viento, sino que busca al mono. Así vemos que el hombre en general torció su camino y esto mismo enseño a sus hijos, los cuales por naturaleza nacieron de un ser muerto espiritualmente y que se degrado llegando a ser semejante a un animal, cuando Dios “hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza y señoree sobre los animales”.

Nota: Usted me puede decir esto ya lo sé, díganos acerca de la raíz de iniquidad y las maldiciones generacionales y yo le diré: es necesario que sepa el privilegio de su posición en Cristo y debe ver desde el principio hasta el final como Dios ve y no solo agarrar un extracto de la Palabra para marcar una enseñanza que desvirtúa el Nombre y la intención de Dios.

Dios siguió manifestándose al hombre para que este lo conociera; solo piense por un momento como sería la condición de los hombres sin Dios, no lo conocían, no sabían quién era Dios, así que su maldad no tenía freno, Dios buscaba un corazón para derramar su gracia y así encontró Dios a Noé (Génesis 6:1-8), más adelante vemos que se revela a Abraham a quien Dios justifica por creerle. No podemos medir la magnitud de este acto de Abraham al creer porque todos nosotros aunque sea una vez hemos escuchado de Dios y sabemos que él existe, pero Abraham no recuerde que vivía en Ur, una ciudad Caldeo llena de Dioses y Astrólogos. Creer en alguien que jamás se había manifestado necesitaba un grado considerable de FE, como la fe no era algo que el hombre pudiera experimentar, el acto de Fe de Abraham conto como justicia, es decir el hombre por naturaleza nace en injusticia o en pecado, este acto anulaba esa condición y lo hacía justo delante de Dios, lo acercaba a Él, llegando a ser amigo de Dios, Abraham podía estar cerca de Dios, podía conocerle e invocar su nombre (Génesis 15:6-13). Ya sabemos la historia de Abraham y su hijo Isaac (Génesis 21-24). No le llama la atención el hecho de que Dios velaba, visitaba, guardaba cierto linaje de gente; no observo usted mientras leía la Biblia como Abraham cuido de que su Isaac no se casara con las mujeres de Canaán. Si usted se va al Génesis 3:15-19 verá que Dios habla de dos simientes, la de la mujer y la de la Serpiente, simiente es semilla, que semilla tenía la mujer; bueno la simiente de la mujer son los hijos, pero hijos que nacerían con una intención recta; La Intención es la raíz de todo acto; la intención es el trasfondo originario de toda nuestra existencia y es allí en la intención que la semilla de la serpiente estaría presta para ser depositada, pero Dios cuando le dijo esto a la mujer estaba garantizando que de ella saldría un hijo que destruiría a esa semilla para siempre, Este es Nuestro CRISTO.

Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos.

(ROM 8:27)

Yo en muy poco tengo el ser juzgado por vosotros, o por tribunal humano; y ni aun yo me juzgo a mí mismo. Porque aunque de nada tengo mala conciencia, no por eso soy justificado; pero el que me juzga es el Señor. Así que, no juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor, el cual aclarará también lo oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los corazones; y entonces cada uno recibirá su alabanza de Dios.

(1Co 4:3-5)

Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

(Heb 4:12)

Después vemos que Dios se encarga de revelarse paulatinamente a Isaac, luego a Jacob a quien llama Israel quien es llevado a esclavitud. No se registra en el antiguo testamento que Dios vigilara a otra simiente, tenía especial cuidado con ciertas personas, en las cuales estaba destinada la simiente. El pueblo de Israel es llevado esclavo, en esta esclavitud estos vivían en una tierra llamada Gosén, allí Jacob hijo de Isaac fue el perpetrador de la buena semiente, aquí estos no tenían ningún Dios excepto por lo que Jacob su Padre les decía de Dios, no se conocía el Nombre de Dios ni su naturaleza, después de un rudo trato de esclavitud Israel había olvidado las historias de Jacob “No había Dios para Israel”. Se ha preguntado, ¿y quién era el Dios de las demás naciones? Pues déjeme decirle que la tierra entera se habían desviado y tenían innumerables dioses, cada nación tenían miles de Dioses a los cuales adoraban y servían, la necesidad del hombre de adorar los hacía hacer imagen de cosas, animales y objetos para su adoración, (este es el área más efectiva de que Satanás engaña al hombre para recibir adoración, él por su astucia sabe que el hombre innatamente fue creado para adorar, al no tener a Dios es fácil inducirlo a adorar cualquier cosa).
Dios había enviado a Israel a ser esclavos y en esta esclavitud no conocían ningún Dios, en su tierra Gosén la que José pidió para sus hermanos, este pequeño pueblo no adoro a ninguno. Dijeron además a Faraón: Para morar en esta tierra hemos venido; porque no hay pasto para las ovejas de tus siervos, pues el hambre es grave en la tierra de Canaán; por tanto, te rogamos ahora que permitas que habiten tus siervos en la tierra de Gosén.

Entonces Faraón habló a José, diciendo: Tu padre y tus hermanos han venido a ti. La tierra de Egipto delante de ti está; en lo mejor de la tierra haz habitar a tu padre y a tus hermanos; habiten en la tierra de Gosén; y si entiendes que hay entre ellos hombres capaces, ponlos por mayorales del ganado mío.

(Gén 47:4-6)

Fue Dios el que preparo todo esto en su maravilloso plan, y aunque parezca duro e irónico, aún este tiempo de esclavitud estuvo preparado por Dios para manifestarse como el Eterno, el Único y Sabio Dios, por causa de la necesidad del hombre, que no sabe quién es: “es imagen de Dios”. Recuerden que en la tierra de Canaán, vivía el amorreo descendiente de la simiente de Canaán hijo de Cam, estos se envolvieron en su maldad y continuarían así hasta que su maldad llegará a ser insoportable. Dios guardando a Israel, lo separo en un duro trato de esclavitud.

“…Y en la cuarta generación volverán acá; porque aún no ha llegado a su colmo la maldad del amorreo hasta aquí…”

(Gén 15:16)

Y en la cuarta generación volverán acá; porque aún no ha llegado a su colmo la maldad del amorreo hasta aquí. Y sucedió que puesto el sol, y ya oscurecido, se veía un horno humeando, y una antorcha de fuego que pasaba por entre los animales divididos.

En aquel día hizo Jehová un pacto con Abram, diciendo: A tu descendencia daré esta tierra,(E) desde el río de Egipto hasta el río grande, el río Éufrates; la tierra de los ceneos, los cenezeos, los cadmoneos, los heteos, los ferezeos, los refaítas, los amorreos, los cananeos, los gergeseos y los jebuseos.

(Gén 15:16-21)

Es importante reconocer que Dios ha preparado el orden de los tiempos, en su sola potestad; en lo que Dios no ejerce su dominio en el corazón del hombre, allí él es el único que decide y Dios en su soberanía le ha dado ese don irrevocable al hombre el poder de decidir obedecerle y amarlo de su propia voluntad; Dios cuando se manifiesta o revela no ejerce una fuerza para coaccionar espiritualmente ni para dominar al hombre u obligarlo a hacer algo que no nazca de su corazón hacia Él.
Dios se le revela a Moisés para que este sea líder y saque a su pueblo de la esclavitud en Egipto.

Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de Jacob. Entonces Moisés cubrió su rostro, porque tuvo miedo de mirar a Dios. Dijo luego Jehová: Bien he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su clamor a causa de sus exactores; pues he conocido sus angustias, y he descendido para librarlos de mano de los egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a tierra que fluye leche y miel, a los lugares del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo. (Éxo 3:6-8)

A veces tomamos las cosas con ligereza o como una historia más, la intención de Dios era darse a conocer al hombre, el cual había perdido toda comunicación con Él y todo conocimiento de Dios, cuando Dios se le revela a Moisés, como el Dios de sus padres era haciéndole recordar todas las cosas que sus padres les habían contado de Jehovah Dios, Moisés no conocía más que los dioses que adoraban en el palacio de faraón, este Jehovah era un perfecto desconocido, los israelitas habían perdido toda esperanza, se sentían peores que las otras naciones que tenían dioses falsos a quien consultar, las demás naciones viviendo en toda su maldad y opulencia, no conocían nada de ningún Dios que se había revelado a Abraham a Isaac y Jacob; Dios haría su aparición directamente a un pueblo para ser por primera vez el Dios de un pueblo. Debía demostrar por causa del hombre, su poder, su amor, su misericordia, su grandeza y sobre todo su superioridad siendo el único Dios verdadero.
Dios deseaba tener para sí un pueblo, deseaba hacer fiesta con ellos en el desierto, un lugar inhóspito que no sería impedimento para Dios, ¿y por qué el desierto? ¿Por qué no escoger un huerto como con Adán? Dios había maldecido la tierra por causa del hombre, en esta ocasión Dios quería que fuera en un lugar en donde nadie podría sobrevivir, un lugar que no ofrece vida sino muerte, para darse a conocer Dios estaba utilizando un lugar en donde el podría mostrar su poder y su amor, su cuidado, su protección, su provisión “…Después Moisés y Aarón entraron a la presencia de Faraón y le dijeron: Jehová el Dios de Israel dice así: Deja ir a mi pueblo a celebrarme fiesta en el desierto. ..” (Éxo 5:1). Mientras que para Adán hizo todo antes de crearlo (porque Adán nunca vio a Dios creando nada, solo en reposo, todo estaba hecho), estos verían a Dios creando de la nada para ellos, esto solo sería un corto tiempo, para darles fortaleza y fe para dirigirlos hacía la tierra que debían conquistar, (por qué no se la dio gratis como a Adán: porque quería enseñarles el valor de ganarse las cosas, para que la cuidarán y velarán) Y estableceré mi pacto entre mí y ti, y tu descendencia después de ti en sus generaciones, por pacto perpetuo,(B) para ser tu Dios, y el de tu descendencia después de ti. Y te daré a ti, y a tu descendencia después de ti, la tierra en que moras, toda la tierra de Canaán en heredad perpetúa;(C) y seré el Dios de ellos. (Gén 17:7-8) todo lo que no tuvieron en el desierto y sobre todo le daría la tierra que le prometió a Abraham su padre. Los había sacado de esa tierra guardándolos de las naciones corruptas, guardándolos de que cuando su Padre Jacob muriera no se contaminaran, Él le recompensaría el trato que tuvieron en el desierto, El les daría todo su corazón, los trataría como a hijos y no como esclavos.
Dios los lleva por medio del mar y allí vieron su grandeza, todo lo que Dios hizo para darse a conocer como un Dios misericordioso que les amaba, pero no entendieron. No entendieron su posición de privilegio al ser sus escogidos y murmuraron contra Él, no entendieron su intención de santificarlos.

Pero el entendimiento de ellos se embotó; porque hasta el día de hoy, cuando leen el antiguo pacto, les queda el mismo velo no descubierto, el cual por Cristo es quitado. Y aun hasta el día de hoy, cuando se lee a Moisés, el velo está puesto sobre el corazón de ellos. Pero cuando se conviertan al Señor, el velo se quitará.

(2Co 3:14-16)

Si descuidamos la salvación tan grande y poderosa que Dios nos ha dado para conocerlo más y llegar a la plenitud del conocimiento de Cristo, estamos incurriendo a lo mismo que el pueblo amado del Señor, lo más triste que su endurecimiento fue tan grande que cuando vino el Cristo de la gloria no creyeron en él, sino que lo mataron. En nuestro tiempo se anuncia la venida nuevamente del Señor, si no estamos atentos podemos dormirnos en tantas enseñanzas erradas y cuando venga Cristo no lo reconoceremos, pues estaremos adormecidos creyendo en hombres y no en nuestro Señor, velemos pues y seamos sobrios.

Y Jehová de los ejércitos hará en este monte a todos los pueblos banquete de manjares suculentos, banquete de vinos refinados, de gruesos tuétanos y de vinos purificados. Y destruirá en este monte la cubierta con que están cubiertos todos los pueblos, y el velo que envuelve a todas las naciones. Destruirá a la muerte para siempre;(A) y enjugará Jehová el Señor toda lágrima de todos los rostros;(B) y quitará la afrenta de su pueblo de toda la tierra; porque Jehová lo ha dicho. Y se dirá en aquel día: He aquí, éste es nuestro Dios, le hemos esperado, y nos salvará; éste es Jehová a quien hemos esperado, nos gozaremos y nos alegraremos en su salvación.

(Isa 25:6-9)


Los judíos se aferraron tanto a la interpretación de las escrituras, que comenzaron a necesitar interpretes de la Ley, estos a su vez viciaron la ley añadiéndole cantidades de dogmas que hacían del acercamiento a Dios algo imposible, establecieron tributos e hicieron del templo una casa de canje. En otras palabras el propósito originario de la Ley que era preservarlos como un pueblo Santo, se cambio por un ritual lleno de dogmas para conservar y perpetuar un tipo de liderazgo sobre las personas, que aún se mantiene, ahora bien los dogmas son buenos en cuanto a nuestra relación horizontal entre seres humanos, pero cuando se trata de la relación Dios hombre desvirtúan el propósito de Dios e inmediatamente echan a un lado al Espíritu de Dios, como miembros del cuerpo de Cristo el único encargado de interpretar la palabra del Señor es su propio Espíritu, la palabra de Dios no necesita interpretación, lo que necesitamos es entendimiento y revelación del conocimiento de Dios, la palabra tal cual hay que obedecerla con entendimiento e inteligencia, los predicadores agarran un versículo de la Biblia y lanzan unas predicaciones en donde interpretan lo que piensan sin resaltar en esto la naturaleza ni la personalidad de Dios, que es la razón principal de la palabra conocer a Dios y su plan con la humanidad.

Ellos le dijeron: Hemos tenido un sueño, y no hay quien lo interprete. Entonces les dijo José: ¿No son de Dios las interpretaciones? Contádmelo ahora.

(Gén 40:8)

“…entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo…”

(2Pe 1:20-21)

Antes que el Espíritu Santo llegase se interpretaba las visiones, los sueños, etc. Y solo a aquel indocto sin conocimiento de las escrituras, si llegado el Espíritu Santo alguien necesita interpretación de lo que Dios dice en su Palabra es porque no tiene relación con Él. No estamos hablando de que no necesitamos maestros, ni pastores, ni Apóstoles, OJO con eso; todo ministerio solo tiene una función terrenal y temporal y simplemente para edificación del cuerpo de Cristo que es su iglesia, fuera de esto es interpretación humana. Todos somos Sacerdotes delante de Dios sin distinción de raza, todos tenemos entrada por el Señor a su presencia, ningún hombre puede por ende atribuirse presentarnos delante de Dios, ni mucho menos augurarse para sí una posición de jerarquía en cuanto a Dios se refiere, todos absolutamente todos tenemos la obligación de crecer a la estatura del varón perfecto y los cinco ministerios colaboran en este perfeccionamiento sometidos unos a otros.

Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne, y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones(F) de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.(G

(Heb 10:19-22)

Y os daré pastores según mi corazón, que os apacienten con ciencia y con inteligencia.
(Jer 3:15)

¡Ay de los pastores que destruyen y dispersan las ovejas de mi rebaño! dice Jehová. Por tanto, así ha dicho Jehová Dios de Israel a los pastores que apacientan mi pueblo: Vosotros dispersasteis mis ovejas, y las espantasteis, y no las habéis cuidado. He aquí que yo castigo la maldad de vuestras obras, dice Jehová. Y yo mismo recogeré el remanente de mis ovejas de todas las tierras adonde las eché, y las haré volver a sus moradas; y crecerán y se multiplicarán. Y pondré sobre ellas pastores que las apacienten; y no temerán más, ni se amedrentarán, ni serán menoscabadas, dice Jehová. He aquí que vienen días, dice Jehová, en que levantaré a David renuevo justo, y reinará como Rey, el cual será dichoso, y hará juicio y justicia en la tierra. En sus días será salvo Judá, e Israel habitará confiado; y este será su nombre con el cual le llamarán: Jehová, justicia nuestra.(A) Por tanto, he aquí que vienen días, dice Jehová, en que no dirán más: Vive Jehová que hizo subir a los hijos de Israel de la tierra de Egipto, sino: Vive Jehová que hizo subir y trajo la descendencia de la casa de Israel de tierra del norte, y de todas las tierras adonde yo los había echado; y habitarán en su tierra. A causa de los profetas mi corazón está quebrantado dentro de mí, todos mis huesos tiemblan; estoy como un ebrio, y como hombre a quien dominó el vino, delante de Jehová, y delante de sus santas palabras. Porque la tierra está llena de adúlteros; a causa de la maldición la tierra está desierta; los pastizales del desierto se secaron; la carrera de ellos fue mala, y su valentía no es recta. Porque tanto el profeta como el sacerdote son impíos; aun en mi casa hallé su maldad, dice Jehová. Por tanto, su camino será como resbaladero en oscuridad; serán empujados, y caerán en él; porque yo traeré mal sobre ellos en el año de su castigo, dice Jehová.

(Jer 23:1-12)

Por eso en este nuevo pacto Dios se asegura de ser el mismo Sacerdote para su pueblo, Maestro de maestros, pastor de pastores, profeta de profeta.

Respondiendo uno de los intérpretes de la ley, le dijo: Maestro, cuando dices esto, también nos afrentas a nosotros. Y él dijo: ¡Ay de vosotros también, intérpretes de la ley! porque cargáis a los hombres con cargas que no pueden llevar, pero vosotros ni aun con un dedo las tocáis.

(Luc 11:45-46)

Los alguaciles vinieron a los principales sacerdotes y a los fariseos; y éstos les dijeron: ¿Por qué no le habéis traído? Los alguaciles respondieron: ¡Jamás hombre alguno ha hablado como este hombre! Entonces los fariseos les respondieron: ¿También vosotros habéis sido engañados? ¿Acaso ha creído en él alguno de los gobernantes, o de los fariseos? Mas esta gente que no sabe la ley, maldita es. Les dijo Nicodemo, el que vino a él de noche, (H) el cual era uno de ellos: ¿Juzga acaso nuestra ley a un hombre si primero no le oye, y sabe lo que ha hecho? Respondieron y le dijeron: ¿Eres tú también galileo? Escudriña y ve que de Galilea nunca se ha levantado profeta.

(Jua 7:45-52)

Continuando con nuestro recorrido histórico de Dios con la humanidad; Ahora pregúntese con tanta interpretación de la Ley y cuanta cosa cargaron al pueblo de Dios ¿y dónde estaban las demás naciones, cuál era su trato con Dios? Bueno las demás naciones estaban en su maldad sin Dios, sin esperanza y sin nada, entretejidos en su idolatría a toda clase de ídolos y en su corrupción y Dios no tenía ningún trato con ellos. Dios declaro para estas naciones perversas muerte, profetizo que las quitaría delante de Israel.
El privilegio de ser escogidos de Dios era que su santidad o separación del mundo sería para que todas las naciones vieran en ellos en el ejemplo y desearan venir a Jehová, para esto les da La Santa y Bendita Ley; esta ley sometió a toda la tierra.
1. La ley guardaría a Israel hasta la llegada de la Simiente prometida, el Mesías, el Cristo. De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe. (Gál 3:24)

2. La Ley los haría perfectos delante de las demás naciones
3. La Ley los Santificaría para Dios.
4. La Ley condeno al mundo entero bajo la ley de la muerte y el pecado. ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él;(H) porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado. (ROM 3:20)

No había tregua solo dos cosas fueron establecidas, el pueblo escogido bajo su Ley y las demás naciones del mundo entero bajo la ley de la muerte y el Pecado.
En el éxodo 20 Dios le da una clara orden al pueblo ¡No te hagas imagen delante de mí, no te inclines a ellas ni la adores! Dios no había mostrado figura alguna de él, solo se había dado a conocer por sus atributos, para que nadie hiciese una falsa imagen de Él, si Dios hubiese hecho alguna imagen, entonces le hubiese quitado definitivamente al hombre su posición porque la única imagen de Dios es precisamente el hombre “A imagen de Dios lo creo, varón y hembra lo creo”. ¿Por qué Dios le está mandando que no hagan esto?: precisamente porque todas las naciones practicaban la idolatría, porque no conocían a Dios, a estas naciones Dios no le estaba dando esta palabra porque Él no se le había revelado a ellos sino a Israel.
Ya esta gente estaba muerta en su pecado, Dios no le había dado ni la más mínima esperanza de salvación ¿para qué los iba a maldecir?, ¿para que visitaría la maldad de los padres, si en su corazón todo intento era hacer el mal?, ¿quién les diría es pecado lo que haces?

“… Por tanto, acordaos de que en otro tiempo vosotros, los gentiles en cuanto a la carne, ERAIS LLAMADOS INCIRCUNCISIÓN POR LA LLAMADA CIRCUNCISIÓN HECHA CON MANO EN LA CARNE. EN AQUEL TIEMPO ESTABAIS SIN CRISTO, ALEJADOS DE LA CIUDADANÍA DE ISRAEL Y AJENOS A LOS PACTOS DE LA PROMESA, SIN ESPERANZA Y SIN DIOS EN EL MUNDO. Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo.

(Efe 2:11-13)…

Si después de haber sido librado de faraón, comido maná en el desierto, después de haber visto la gloria de Dios, el Shekinah, y después de haber recibido una Ley que los santificaba y que como por velo cubría el pecado de Adán acercándolos a Dios, después de recibir las ordenanzas de sacrificios que limpiaban su iniquidad y los hacían rectos delante de Dios, estos Israelitas adoraban a otros Dioses, Dios se encargaría de castigarlos. Porque para ellos debía haber un tipo de disciplina, las demás naciones no recibirían nada de esto pues ellos no tenían esperanza de vida eterna ¿Entonces donde encaja la enseñanza de las iniquidades de nuestros Padres? Pues en ninguna parte, y si mis padres y abuelos pecaron estaban en la Ley o en la gracia.
Siga leyendo aún más la Biblia y verá como este pueblo amado por Dios se contamino uniéndose con las naciones que Dios no aprobaba, teniendo Dios que librarlos por medio de jueces. Se olvidaron de los pactos y las promesas, luego para ser igual que todas las naciones que tenían reyes pidieron reyes para sí que los gobernarán pues Dios no era suficiente para ellos, (nos parecemos a ellos queremos hombres espirituales que nos gobiernen y no nos dejamos gobernar por el Santo Espíritu de Dios). Bueno debe leer los libros de Jueces, Samuel 1 y 2, Crónicas 1 y 2 para que usted vea como los reyes de Israel y de Judá comenzando por Salomón hicieron lo malo ante Dios.
Me llama la atención algo es que los sanadores de tierra utilizan tanto este te texto que cito a continuación de este parrafo que usted lee, sin saber su contexto ni porque Dios le dijo esto a Salomón y de que se trata Sanar la tierra, si recuerda lo que Dios le dijo a Pedro “..no llames común a lo que yo he limpiado..”, o sea la sangre de Jesús no fue necesario para limpiar la tierra, que tiene que venir UN GUERRERO DEL ESPIRITU A LIMPIARLA, lo que hay es que limpiar son los corazones y la mala doctrina que se enseña, la tierra no tiene culpa alguna del desorden y la suciedad del corazón del hombre que es de donde sale toda la maldad, ¿No entendéis que todo lo que entra en la boca va al vientre, y es echado en la letrina? Pero lo que sale de la boca, del corazón sale;(E) y esto contamina al hombre. Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias. (Mat 15:17-19). Lo que hay que limpiar es la mente y el corazón demostrando la verdad que es la que liberta y haciéndose solo algunos hombres protagonistas de un imperio espiritual igualito que en el antiguo testamento, que solo los hijos de Levy, eran los encargados de llevar las cosas Santas. Si algún predicador tiene mayor revelación debe luchar y llevar esta revelación a fin de que todos crezcan al nivel del varón perfecto y no para su propia gloria, deberá demostrarlo llevando a su redil a la madurez.

Y apareció Jehová a Salomón de noche, y le dijo: Yo he oído tu oración, y he elegido para mí este lugar por casa de sacrificio. Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo; si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. Ahora estarán abiertos mis ojos y atentos mis oídos a la oración en este lugar;

(2Cr 7:12-15)

Es precisamente estos versículos que se utilizan para sanar la tierra, si ya Jesús la limpio de toda maldad “el que quita el pecado del mundo”. Cuando Dios da esta palabra a Salomón se lo está diciendo por los pecados que habían cometido y los que se habrían de cometer contra él, recuerden que las demás naciones no tenían relación con Dios, esta palabra era para ellos y más aún para el mismo Salomón, el cual más adelante desviaría su camino y al final andaría en caminos de iniquidad, en otras palabras en caminos torcidos. Si lee más adelante al final del reinado de Salomón, este hizo altares para sus esposas, y adoro a sus dioses junto a ellas, Dios le dijo a Salomón que si esto hacía dividiría su reino y asolaría su escogida a Jerusalén.
Y si tú anduvieres delante de mí como anduvo David tu padre, e hicieres todas las cosas que yo te he mandado, y guardares mis estatutos y mis decretos, yo confirmaré el trono de tu reino, como pacté con David tu padre, diciendo: No te faltará varón que gobierne en Israel.(C) Mas si vosotros os volviereis, y dejareis mis estatutos y mandamientos que he puesto delante de vosotros, y fuereis y sirviereis a dioses ajenos, y los adorareis, yo os arrancaré de mi tierra que os he dado; y esta casa que he santificado a mi nombre, yo la arrojaré de mi presencia, y la pondré por burla y escarnio de todos los pueblos. Y esta casa que es tan excelsa, será espanto a todo el que pasare, y dirá: ¿Por qué ha hecho así Jehová a esta tierra y a esta casa? Y se responderá: Por cuanto dejaron a Jehová Dios de sus padres, que los sacó de la tierra de Egipto, y han abrazado a dioses ajenos, y los adoraron y sirvieron; por eso él ha traído todo este mal sobre ellos.
(2Cr 7:17-22)

Con todo y que David erro, peco, fue disciplinado por Jehova, perseguido a muerte, deshonrado entre sus propios hijos, exiliado en tierra de paganos, a pesar de todo esto, nunca murmuro ni blasfemo contra Dios, nunca adoro a otro Dios, nuca se postro ni consulto a ningún Dios ajeno, solo Jehová Dios fue su Señor, nunca se aparto del pacto y Dios pacto con él, y manteniendo ese pacto trae al mundo al Rey de reyes y Señor de Señores, profetizado “un vástago retoñara de tus raíces y regirá al mundo con vara de hierro para siempre”. David le entrega Salomón un reino prospero y unido, un reino que adoraba y honraba a Dios y le exhorta: “…Y tú, Salomón, hijo mío, reconoce al Dios de tu padre, y sírvele con corazón perfecto y con ánimo voluntario; porque Jehová escudriña los corazones de todos, y entiende todo intento de los pensamientos. Si tú le buscares, lo hallarás; mas si lo dejares, él te desechará para siempre…”(1Cr 28:9)

Y Judá e Israel vivían seguros, cada uno debajo de su parra y debajo de su higuera, desde Dan hasta Beersheva, todos los días de Salomón. (1Re 4:25)


Pues la palabra de 2 de Crónicas 7, se cumplió Salomón hizo lo malo y vean lo que Dios dijo:

Entonces edificó Salomón un lugar alto a Quemos, ídolo abominable de Moab, en el monte que está enfrente de Jerusalén, y a Moloc, ídolo abominable de los hijos de Amón. Así hizo para todas sus mujeres extranjeras, las cuales quemaban incienso y ofrecían sacrificios a sus dioses. Y se enojó Jehová contra Salomón, por cuanto su corazón se ha a apartado de Jehová Dios de Israel, que se le había aparecido dos veces, y le había mandado acerca de esto, que no siguiese a dioses ajenos; mas él no guardó lo que le mandó Jehová. Y dijo Jehová a Salomón: Por cuanto ha habido esto en ti, y no has guardado mi pacto y mis estatutos que yo te mandé, romperé de ti el reino, y lo entregaré a tu siervo. Sin embargo, no lo haré en tus días, por amor a David tu padre; lo romperé de la mano de tu hijo. Pero no romperé todo el reino, sino que daré una tribu a tu hijo, por amor a David mi siervo, y por amor a Jerusalén, la cual yo he elegido.
(1Re 11:7-13)

Cómo no ha de imponer Dios una disciplina a un rey al cual le dio tanta sabiduría, tanta fama y tanta riqueza, ¿cómo quedaría Dios delante de las naciones paganas? Es importante que sepamos nuestra posición y le demos a Dios la honra debida a su nombre.
El reino de Israel se dividió en Israel y Judá y desde allí no hubo un Rey para Israel que no fuera abominable para Dios; también en Judá o Jerusalén, solo unos cuatro Reyes anduvieron en los caminos de Jehová, pero sin destruir los lugares altos en donde se adoraba a otros dioses. Mientras esto está sucediendo Dios levanta Profetas que profeticen contra Israel y Judá; dios se había hastiado de sus holocaustos, habían profanado su templo así que al que primero le cae el azote es a Israel y es entregado a los asirios en la tierra de Samaria y luego más tarde Jerusalén es entregada a los Babilonios. Todas las profecías y maldiciones de los profetas mayores y menores son contra Israel y Judá. NO CONTRA LAS NACIONES ELLOS YA ESTABAN MUERTOS. Dios comienza por medio de los profetas a anunciar un pacto nuevo un pacto diferente, por medio de Isaías para Israel, por medio de Ezequiel para Jerusalén y en su profecía nos incluyen a nosotros que eramos los gentiles.

Después de esto volveré
Y reedificaré el tabernáculo de David, que está caído;
Y repararé sus ruinas,
Y lo volveré a levantar, Para que el resto de los hombres busque al Señor,
Y todos los gentiles, sobre los cuales es invocado mi nombre, Dice el Señor, que hace conocer todo esto desde tiempos antiguos. (E)
(Hch 15:16-18)

Después de ver la maldad y la iniquidad de Israel Dios confirma un pacto eterno en el cual todas las naciones de la tierra vendrían a él.

Los textos Bíblicos mal utilizados y la mala interpretación Bíblica han hecho que surjan malas enseñanzas.

Entonces esos versículos que sustentan las maldiciones generacionales no tienen el argumento que revela la verdadera identidad de Dios, porque el mismo después de su tarto con el hombre profetiza que nunca más los hijos pagarían por los pecados de sus Padres.

He aquí vienen días, dice Jehová, en que sembraré la casa de Israel y la casa de Judá de simiente de hombre y de simiente de animal. Y así como tuve cuidado de ellos para arrancar y derribar, y trastornar y perder y afligir, tendré cuidado de ellos para edificar y plantar, dice Jehová. En aquellos días no dirán más: Los padres comieron las uvas agrias y los dientes de los hijos tienen la dentera, (C) sino que cada cual morirá por su propia maldad; los dientes de todo hombre que comiere las uvas agrias, tendrán la dentera. He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto (D) con la casa de Israel y con la casa de Judá. No como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto, aunque fui yo un marido para ellos, dice Jehová. Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón;(E) y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado.(F) (G) Así ha dicho Jehová, que da el sol para luz del día, las leyes de la luna y de las estrellas para luz de la noche, que parte el mar, y braman sus ondas; Jehová de los ejércitos es su nombre: Si faltaren estas leyes delante de mí, dice Jehová, también la descendencia de Israel faltará para no ser nación delante de mí eternamente.
(Jer 31:27-36)

Al decir que estamos pagando los pecado de nuestros ancestros entonces no debía salir ni la luna ni el sol, y si estamos aún pagando los pecado de nuestros padres, peor aún Cristo no ha llegado y estamos en el antiguo pacto, cosa que nos deja fuera de toda esperanza, ¿De dónde sacan esto?, meras especulaciones para hacer ver a una persona tomando el lugar del Espíritu Santo, llámese Pastor Apóstol, Maestro etc. Sino enseña la plenitud del conocimiento de Cristo no es una enseñanza verdadera, sino lleva la luz de Cristo para que alumbre la densa oscuridad y tiniebla de un alma que ha vivido en obscuridad no es el evangelio de Cristo. Porque los judíos andaban en la sombra, quiere decir que había luz pero un velo la cubría, porque cuando hay sombra es porque necesariamente hay luz, pero las tiniebla es ausencia total de luz y que dice el texto

Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, (A) es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo.

(2Co 4:6)

Otro versículo bien utilizado para introducir esta enseñanza de error es “…mi pueblo pereció porque le falto conocimiento…” Oseas 4:6

El buey conoce a su dueño, y el asno el pesebre de su señor; Israel no entiende, mi pueblo no tiene conocimiento. ¡Oh gente pecadora, pueblo cargado de maldad, generación de malignos, hijos depravados! Dejaron a Jehová, provocaron a ira al Santo de Israel, se volvieron atrás.
(Isa 1:3-4)

Y reposará sobre él el Espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová.
(Isa 11:2)

Porque Jehová da la sabiduría,
Y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia.
(Pro 2:6)

El temor de Jehová es el principio de la sabiduría,(A)
Y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia.
(Pro 9:10)

El conocimiento al que Dios se refiere en la palabra es al conocimiento de Él, de lo que Él en sí mismo, el hombre que llega a conocerlo se conocerá a sí mismo porque Dios lo hizo a su imagen y semejanza, la falta de conocimiento de Dios es lo que nos lleva a pecar a ser destruidos, a depender de cosas, objetos, sustancias, etc.  Dios les dio a conocer parte la forma más rudimentaria de Él, pero hoy nos da su mismo ser, para que cada uno le conozca y se conozca a si mismo.  Utilizan los versículos que hablan de conocimiento para sugerir que si usted no conoce este nuevo invento de doctrina, usted puede perderse porque no tiene conocimiento, pués mire lo que dice Dios a traves del mismo profeta Oseas:  Porque misericordia quiero, y no sacrificio,(B) y conocimiento de Dios más que holocaustos. (Ose 6:6)

¡Ay del que edifica la ciudad con sangre, y del que funda una ciudad con iniquidad! ¿No es esto de Jehová de los ejércitos? Los pueblos, pues, trabajarán para el fuego, y las naciones se fatigarán en vano. Porque la tierra será llena del conocimiento de la gloria de Jehová, como las aguas cubren el mar.(C)
(Hab 2:12-14)

El conocimiento que debemos clamar para ser libres, es el conocimiento de la gloria de Dios, no el de enseñanzas retorcidas, que muestran la gloria de unos cuantos hombres y mujeres.  Lo único que atare a alguien sin Dios ni esperanza es la verdad de Dios mismo revelarlo en su máxima potencia, potencia y gloria y atribuirle todo poder y toda honra al salvar y redimir un pueblo Santo.  Si Él con su palabra hizo todas las cosas como no ha de escuchar el clamor de alguien que clama por justicia.

Para ningún gentil hay ninguna clase de iniquidad según lo que Dios le habla en el antiguo Pacto a Israel. Lo que si tenemos es una total ausencia de conocimiento de Dios y sobre todo una mala enseñanza de nuestros Padres basada en la corriente de este mundo, por eso se nos exhorta a no amar al mundo.

¿Cómo puede un muerto pecar contra Dios?, tu y yo, tus padres abuelos, ancestros, estábamos MUERTOSSSSS; no había nada que pudiéramos hacer para agradar a Dios y entrar a las promesas; y aún los mismos Israelitas teniendo las promesas invalidaron el pacto, transgrediendo la Ley y cayendo en maldición, porque el único que tiene poder para maldecir es Dios. Y Dios le dijo a este hermoso pueblo delante de la tierra que escogiera la bendición o la maldición.  !De que pecado nos culpan si nunca hemos estado bajo la Ley, diría un tatarabuelo!

Pues antes de la ley, había pecado en el mundo; pero donde no hay ley, no se inculpa de pecado. (ROM 5:13).

Los mismos judíos para ser Salvos necesitan de la promesa según la fe, aunque se derramaran delante de la tierra su pecado no sería quitado, aunque confesaran sus iniquidades y de todos sus padres, sin aceptar la obra redentora de Cristo no hay forma de entrar en el nuevo pacto que tiene como Ley la Ley del Espiritu de Vida en Cristo.

Otro disparate: si creo en Jesús el me hace libre, pero la libertad en Cristo es tan débil que cuando, SÉ de que familia provengo la maldición de ellos anula la redención o ¿no fue escrito “…Cree en Jesús y serás salvo tu y tu casa…”, me dirán salvo pero no libre de las iniquidades, pues la salvación es completa, BIPARTITA, ESPIRITU NUEVO, ALMA LIBRE, en proceso de perfeccionamiento en el conocimiento de Dios hasta llegar a la plenitud y borrar por completo la vieja manera de vivir. ¿para qué ha de salvarme si me deja esclavo de la maldición? Pues la verdad es que JESÚS ME SALVO Y TAMBIÉN ME LIBRO DE TODA MALDICIÓN, DE TODA INIQUIDAD Y DE TODO LO QUE NOS QUIERAN ACUSAR.

¿Entonces por qué hay familias enteras haciendo los mismos pecados por años? Bueno la respuesta es que un hábito se convierte en una costumbre y las costumbres hacen una cultura, que a su vez cultura viene de la palabra Culto, dicho de otra forma, la maldad se convierte en un culto en algo que se trasmite más allá de nuestros sentidos, se convierte en un idolo, se introduce por códigos en nuestra mente y forma una estructura, haciendo de la maldad algo normal y se enseña de generación en generación. Cuando venimos a Cristo lo nos entregamos a Él conscientemente, pero no tenemos control de todo el cumulo de información inconsciente que nuestros progenitores nos enseñaron, es entonces la operación del Espíritu Santo de llevarme a estar consciente y despertarme a la verdad, esto lo hace alumbrando los lugares de obscuridad producto de nuestra separación de Dios, el Espíritu Santo se encarga de revelar en nuestro interior lo profundo y la intención de donde nace las malas actitudes, con el fin de que renuncie a eso y cambie mi manera de pensar y luego de actuar.  También nos capacita para reconocer la voz de Dios y la de los demonios que también nos hablan.

El Espíritu Santo está presto para realizar esta obra en conjunto con nosotros, que nos hace crecer en toda libertad, a la medida que voy creciendo el me muestra más y más y espera que yo renuncie y viva sobria, justa y piadosamente. El problema es que hemos echado a un lado al Espiritu Santo y es la razón por la cual el creyente no crece y no puede tomar su verdadera posición ni conocer a Dios, Dios le delego esta función unica y exclusivamente a su Espiritu, quien es el único Espiritu que es Santo.

Dios espera tener una relación con un ser consiente además inteligente, no podemos por ninguna manera atribuir nuestras malas conductas a nuestros ancestros, delante de Dios tenemos que presentarnos nosotros mismos, debemos ser responsables de los actos sin involucrar a nadie más. Cuando Adán estuvo delante de Dios después que peco dijo “la mujer que me diste” la mujer dijo “la serpiente”; la verdad es que no eran maduros, Dios quiere llevarnos a ser responsables delante de Él, si decimos soy así por un pecado generacional, le estoy diciendo a Cristo: tú me salvaste pero no te llevaste mi maldición. Eso es falso Cristo hizo las dos operaciones en conjunto, lo que yo tengo que hacer es trabajar con el Espiritu Santo para que destruya la mancha que el pecado me dejó. Según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, (Efe 1:4)

Dios nos escogió para ser santos, lo que está haciendo es quitar la huella, la mancha que el pecado nos dejó. El pecado fue quitado, la maldición fue clavada en la cruz, si no lo creo es porque soy incrédulo y tengo que pedir ayuda al Espiritu Santo de Dios para que quite de mi la incredulidad y pueda recibir el poder para vencer y arrancar la mancha, el poder de vencerme a mí mismo y morir.

Hubiese sido fácil para Jesús en la Cruz decir yo me arrepiento de los pecado de todas mis generaciones, porque por ellos yo estoy pagando en esta dura cruz, ellos pecaron y me cargaron en maldición a mí; pues no Jesús no solo pago por ellos sino también por nosotros que no nos merecíamos pertenecer a su pueblo ni a su familia divina; esto lo ve más claro cuando se refiere a esta parabola:

 Porque el reino de los cielos es semejante a un hombre, padre de familia, que salió por la mañana a contratar obreros para su viña. Y habiendo convenido con los obreros en un denario al día, los envió a su viña. Saliendo cerca de la hora tercera del día, vio a otros que estaban en la plaza desocupados; y les dijo: Id también vosotros a mi viña, y os daré lo que sea justo. Y ellos fueron. Salió otra vez cerca de las horas sexta y novena, e hizo lo mismo. Y saliendo cerca de la hora undécima, halló a otros que estaban desocupados; y les dijo: ¿Por qué estáis aquí todo el día desocupados? Le dijeron: Porque nadie nos ha contratado. El les dijo: Id también vosotros a la viña, y recibiréis lo que sea justo. Cuando llegó la noche, el señor de la viña dijo a su mayordomo: Llama a los obreros y págales el jornal,(A) comenzando desde los postreros hasta los primeros. Y al venir los que habían ido cerca de la hora undécima, recibieron cada uno un denario. Al venir también los primeros, pensaron que habían de recibir más; pero también ellos recibieron cada uno un denario. Y al recibirlo, murmuraban contra el padre de familia, diciendo: Estos postreros han trabajado una sola hora, y los has hecho iguales a nosotros, que hemos soportado la carga y el calor del día. El, respondiendo, dijo a uno de ellos: Amigo, no te hago agravio; ¿no conviniste conmigo en un denario? Toma lo que es tuyo, y vete; pero quiero dar a este postrero, como a ti. ¿No me es lícito hacer lo que quiero con lo mío? ¿O tienes tú envidia, porque yo soy bueno? Así, los primeros serán postreros, y los postreros, primeros; porque muchos son llamados, mas pocos escogidos.(B)
(Mat 20:1-16)

Jesús en la cruz no se refirió a nadie para inculparse sino como malhechor asumió toda su culpabilidad sin haber hecho nada para recibir tal castigo; ahora piense en usted mismo, que si ha hecho lo malo, yo que he pecado y viví sumergida en pecado, me presentaré delante de Dios a llorar que mis pecados son producto de mis ancestros; de ninguna manera Dios no aprueba esto, delante del Altísimo debes ser consiente como lo fue Jesús, nada ni nadie, ni pasado ni futuro puede penetrar tu interior para subyugarte, si esto pasa aún necesitas crecer, la madurez del varón perfecto habla de una postura sobria y equilibrada en donde conozco lo que hay dentro de mí pues Jesús dijo: “viene el príncipe de este mundo y el nada tiene en mí”; el hubiera podido decir, viene el príncipe de este mundo y el tiene parte en mi por mi abuelo Judá, Sem Jafet etc. Jesús no tenía nada del maligno en su interior porque su interior y su exterior estaban lleno del Santo Espíritu de Dios.

Una de las características de los niños es que no son responsables, cuando hacen algo que está mal, no saben está mal, por ende si los castigas no saben porque lo haces, y si te excedes aparecerás en su mente como un tirano, aunque lo que busques es lo mejor para él. De igual forma el adolescente se revela y no entiende que sus actos pueden llevarlo a la destrucción. Cuando un creyente no puede ver sus malos actos se los atribuye a cualquier cosa, y aún cuando no alcanza X deseos se lo atribuye a sus ancestros. No ve está ciega y sin entendimiento.

¿De qué estas lleno? Las tinieblas y la luz no tienen comunión, entonces que luz te alumbra la de un predicador libertador o la luz del Cristo de la gloria. Que raíz de iniquidad vas a confesar, naciste de carne de Pecado o naciste de Dios, porque lo que nace de la carne, carne es y lo que nace del espíritu, espíritu es, ¿de dónde naciste? ¿Cuál es tu simiente? Con los pecados que vives es solo porque no quieres llevar las obras a la luz de Cristo, para que EL la reprenda o sea las vuelva a prender, tomar. Y si desconoces tu interior y la razón por la que vives así ¿no es poderoso el Espíritu para socorrer a sus hijos que claman día y noche y mostrarte lo oculto de tu corazón, y sea libre? Pues si el hijo os libertare seréis verdaderamente libres.

Los seres humanos por naturaleza, tendemos echarle la culpa a otros, los padres, el gobierno, la maestra, la esposa, los hijos, pero nunca buscar la parte de responsabilidad en las cosas, pues en Dios nadie puede culpar a otros, porque Él no culpa a nadie, como eres tu mejor Juez que Dios, falso. Nadie puede juzgar solo perdonar y pedir perdón por lo que sale de ti y de nadie más, la cuenta de tus ancestros ya esta borrada, permite que la obra del Espiritu Santo te complete y puedas ser un obrero aprobado que usa bien la palabra de verdad, preséntate a Dios maduro y no le des cabida al diablo el nada tiene en ti ni en mí a menos que tú quieras que sea así.

Si tu vida presenta un estancamiento, o estás haciendo o cometiendo actos muy parecidos a tus familiares, entonces debes reconocer que hay una mancha que debe ser limpiada para que seas Santo y sin Mancha, debes orar con el Espiritu Santo, creer que él es tu ayudador y el te mostrara cual es la intención de tu corazón y te dará la fuerza para vencer. Confía en Él, en la medida que le creas verás tu vida transformada.

Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad(A) y purificar para sí un pueblo propio,(B) celoso de buenas obras. Esto habla, y exhorta y reprende con toda autoridad. Nadie te menosprecie.
(Tit 2:11-15)


Termino con este pequeño extracto escrito to pequeño fue escrito Por David WIlkerson
Esto si que es Iniquidad o injusticia
Cualquiera que se aferra a un pecado, nunca aceptará la verdad cuando la escuche. ¿Por qué? ¡Es porque cada ídolo lleva consigo una mentira que será aceptada como verdad!
Cuando el Espíritu Santo convence a un creyente de un pecado o hábito en particular, él va una y otra vez con advertencias amorosas. El Espíritu de Dios es tierno, paciente, amante – y él esperará que el creyente responda antes de traer disciplina. Él martillará continuamente el compromiso de esa persona con su palabra convincente.
Pero cuando todos los llamados y advertencias del Espíritu han sido ignorados y el pecado se arraiga, la sanción es el castigo, y finalmente el juicio. Dios permitirá la ceguera de los ojos y una dureza de corazón. Y en este punto, es imposible para el pecador habitual ver su propia depravación. Eventualmente, si estos terribles juicios no son atendidos, la dureza del corazón se volverá impenetrable.
Pero cristianos que buscan a Dios mientras se aferran a un ídolo nunca oirán voz alguna, ¡excepto la voz de su propio corazón! De hecho, su propio deseo asumirá una voz – y finalmente esos creyentes comenzarán a creer que esa es la voz de Dios.
Amado, si te niegas a abandonar un pecado secreto, tú no necesitas ayunar ni tratar de orar. Tus esfuerzos serán todos en vano. Dios dice: “(Tus) iniquidades testifican contra (ti)… cuando ayunen, yo no oiré su clamor, y cuando ofrezcan holocausto y ofrenda, no la aceptaré.” (Jeremías 14:7,12).
Peor todavía es esta palabra: si tú vienes al Señor mientras consientes un tropiezo de iniquidad, Dios no te rechazará. Él contestará tu oración. Pero la palabra que recibas será alarmante, temible: “Yo el Señor responderé al que viniere conforme a la multitud de sus ídolos” (Ezequiel 14:4).
Por ejemplo: Israel vino a Dios clamando por un rey. Sus corazones estaban llenos por un anhelo de ser como las otras naciones, y esto vino a ser su ídolo. Así, Dios les respondió conforme a su deseo: “Te di rey en mi furor, y te lo quité en mi ira” (Óseas 13:11).
Dios dice: “Si, yo responderé tu oración, pero yo conozco el deseo que ha cautivado tu corazón. Yo sé que no escucharás cualquier palabra que yo te dé. De modo que te responderé conforme al deseo de tu corazón. Te daré lo que pides – ¡hasta que te enfermes de ello!”
Cuando la gente coronó al rey Saúl, ellos pensaron: “Dios nos ha oído. Él ha respondido a nuestras oraciones. ¿No es maravilloso? ¡El Señor está con nosotros! Pero Dios había respondido en su ira – ¡conforme a la idolatría de sus corazones!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s